Juliusz Slowacki

(Krzemieniec, 1809 - París, 1849) Poeta polaco. Al estallar la insurrección de 1830, el Gobierno provisional le confió una misión diplomática en Londres. Tras el fracaso de la sublevación, se instaló, como muchos de sus compatriotas, en París, donde vivió el exilio hasta su muerte. Se dio a conocer con los dramas románticos María Estuardo (1830), Kordian (1833) y Balladyna (1834). Entre sus obras más representativas, cabe citar el relato en prosa bíblica Anhelli (1837), los poemas líricos Beniowski (1840-1841) y Rey espíritu (1846-1849) y los dramas El padre Marcos (1843) y El sueño de plata de Salomé (1844).


Juliusz Slowacki

Hijo de un profesor universitario, Juliusz Slowacki se educó en Vilna, Lituania, y en 1829 se estableció en Varsovia con un cargo administrativo. Dos años después, a raíz del fracasado alzamiento independentista de 1830, dimitió e inició una vida errabunda por Francia, el Reino Unido, Suiza, Italia y el cercano oriente, hasta que finalmente fijó su residencia definitiva en París. Las impresiones recibidas en el curso de sus viajes fueron reflejadas por Slowacki en los poemas narrativos W Szwajcarii (1839; En Suiza) y Podróz do ziemi twietej (publicado póstumamente en 1866; Viaje a Tierra Santa), cuya delicada percepción de la naturaleza y apasionado subjetivismo se hallaban plenamente inmersos dentro de la sensibilidad romántica.

Su deseo de explorar las contradicciones del espíritu nacional -que en Anhelli (1838) y Beniowski (1841) lo llevó a adoptar un tono mordaz producto en parte de su resentimiento ante la predilección mostrada por sus compatriotas emigrados hacia la obra de Mickiewicz-, dio, sin embargo, paso en Król-Duch (1847; Rey espíritu) a una visionaria concepción de la atormentada historia polaca como producto del cíclico renacimiento del espíritu de su pueblo.

Juliusz Slowacki fue también autor de varias obras teatrales que no llegaron a representarse y que en su mayor parte se publicaron póstumamente en 1865. En ellas pudo apreciarse la paulatina evolución del escritor desde el drama histórico romántico hacia un teatro poético de gran capacidad imaginativa -Lilla Weneda (1840), San srebrny Salomei (1844; El sueño de plata de Salomé)- que ejercería notable influencia sobre los autores simbolistas.