Michael Smith

(Blackpool, 1932 - Toronto, 2000) Bioquímico canadiense. Realizó sus primeros estudios en la escuela local de su ciudad natal, y luego obtuvo una plaza en un colegio privado, el Arnold School, donde ya mostró su interés por la química, que fue alentado por sus profesores; no ocurrió lo mismo con el latín, lo que le impidió ir a universidades como Oxford o Cambridge, de forma que se decantó por la de Manchester, en la que se graduó en 1953.

Tres años más tarde, con su título de doctor en física en la mano, decidió marcharse a Estados Unidos, becado por el gobierno norteamericano, a realizar sus estudios de postdoctorado, en los que no tuvo demasiada suerte. Prefirió entonces ir a Canadá, donde había oído decir que un científico, Gobind Khorana, estaba trabajando en la síntesis de los organofosfatos en Vancouver, hacia donde se encaminó.

Su primer proyecto fue desarrollar un procedimiento eficiente para la síntesis química del nucleósido 5-trifosfato, basado en la síntesis del ATP que había hecho Khorana en 1954. Este estudio llevó a investigaciones más profundas sobre las reacciones de moléculas carbonadas con ácidos, que incluían los esteres de ácido fosfórico, y un procedimiento general para la preparación de los nucleósidos cíclicos 3- y 5-fosfatos, una clase de componentes de cuya existencia e importancia se había tenido noticia muy recientemente. También durante este período desarrollaron una síntesis del trimetoxitritanol, un grupo protector que todavía se usa en la moderna síntesis automatizada de los fragmentos del ADN y del ARN.

En 1960, el grupo de Khorana se mudó al Institute for Enzyme Research de la Universidad de Wisconsin. Allí, Michael Smith trabajó en la síntesis de los ribo-oligonucleótidos, uno de los más difíciles problemas de la química del ácido nucleico. Poco tiempo después empezó a trabajar para el Fisheries Research Board de los Laboratorios de Vancouver, lo que le dio la oportunidad de aprender sobre biología marina, aunque no abandonó sus investigaciones químicas. En 1966 le fue ofrecido un importante puesto en el Medical Research Council de Canada, cargo que le permitió unirse a los miembros del departamento de bioquímica.

En 1981 fue invitado a tomar parte en una compañía biotecnológica de reciente creación, la Zymos, que consiguió desarrollar un exitoso procedecimiento para producir insulina humana en la levadura. Cinco años más tarde, se le instó a formar un laboratorio de biotecnología en la Universidad de la Columbia Británica, para cuya formación reclutó un equipo de jóvenes científicos. En 1991 fue nombrado director del Centro Biomédico de Investigaciones, una institución privada de la misma universidad. Recibió el premio Nobel de Química en 1993, por sus contribuciones, fundamentales para establecer los oligonucleótidos de las bases del ADN, directamente relacionados con la mutagénesis y su desarrollo en el estudio de las proteínas.