Sobhuza II

(Mbabane, 1899-1982) Rey de Swazilandia. Fue rey de los suazis desde 1921 hasta 1967, y desde 1967 hasta su muerte rey de Swazilandia. Recibió el sobrenombre de Ngwenyama, que en la lengua siswati significa 'león'. Fue un fuerte defensor de la prácticas tradicionales de los suazis, por lo que durante su reinado desmanteló el sistema político establecido por los británicos. También fue conocido con los apelativos de "la boca que no miente" y "El Sol". Siguiendo la tradición de su pueblo, tuvo 107 esposas y más de 600 hijos.

Su padre, Nguane V, rey de los suazis, murió cuando Sobhuza tenía seis meses de edad. Poco después el Consejo de Ancianos le declaró el heredero al trono. Durante su minoría de edad la regencia fue ejercida por su abuela Labotsibeni. Con tres años fue enviado a la Ciudad de El Cabo, en Sudáfrica, para educarse con un tutor sudafricano. Regresó posteriormente a su tierra natal para completar sus estudios secundarios en la Escuela Nacional Zonbodze, que había sido fundada por su abuela para que Sobhuza no se viera obligado a estudiar en escuelas regidas por misioneros. Posteriormente regresó a Sudáfrica para completar sus estudios en el Lovedale College, en el cual, sin embargo, fue educado por misioneros occidentales.

Fue proclamado rey constitucional de la nación suazi bajo la autoridad de los británicos el 22 de diciembre de 1921, cuando tenía 22 años de edad, con el sobrenombre de Ngwenyama, león en su idioma natal. Por aquel entonces Swazilandia era uno de los territorios del Reino Unido incluidos en el Alto Comisionado de los territorios de África del Sur. Los británicos habían arrebatado tierras a los suazis para concederlas a colonos británicos gracias a la ley de la Proclamación de Particiones en 1907, por lo que los suazis de veían obligados a pagar elevadas cantidades para tener derecho a que su ganado pastara en sus tierras tradicionales. Dos años después de su coronación, viajó a Londres con el fin de conseguir la independencia de su pueblo, pero sus peticiones no fueron escuchadas por el rey Jorge V.

Durante la Segunda Guerra Mundial trató obtener algunas concesiones territoriales por parte de los británicos a cambio del apoyo de los suazis a los británicos durante la contienda. En 1963 el gobierno británico le concedió un sistema de autogobierno limitado. Con el fin de conseguir la independencia de su reino, Sobhuza fundó en 1964 el Movimiento Nacional Imbokodvo. Ese mismo año, gracias a su nueva formación política y al haberse ganado la confianza de los colonos blancos, consiguió vencer en las elecciones convocadas por las autoridades coloniales británicas para la recién creada asamblea legislativa.

En 1967 consiguió que Swazilandia se convirtiera en un reino autónomo, aunque los británicos, que habían redactado una nueva Constitución para Swazilandia, mantuvieron el control sobre los asuntos de exteriores y la seguridad nacional. Al año siguiente el país alcanzó la completa independencia, estableciéndose una monarquía parlamentaria, controlada por un parlamento democráticamente elegido.

En las primeras elecciones el Movimiento Nacional Imbokodvo se hizo con el control de la Cámara. El 5 de abril de 1973, empleando el potente ejercito privado que había reunido y armado, Sobhuza dio un golpe de Estado y abolió la Constitución, de claro corte británico, a la que consideraba contraria a la tradición, y estableció una fuerte monarquía absoluta. Se declaró el poder supremo, disolvió el parlamento y prohibió los partidos políticos.

El poder era ejercido por él en persona y sus consejeros, y todo el gobierno se centralizó en la capital real. Los primeros ministros y los presidentes eran nombrados directamente por él, y mantuvo estos cargos para dar la impresión de ser un sistema de gobierno occidental. A pesar de su autoritarismo, trató de mantener un equilibrio entre las antiguas tradiciones tribales y los avances tecnológicos propios de la civilización occidental.

Sobhuza apreciaba profundamente las tradiciones suazi las que trató de preservar. Proclamó que si los blancos querían cumplir un papel en el desarrollo de la nueva nación debían convertirse en suazis y abandonar sus costumbres europeas. En las zonas rurales se estableció un sistema de gobierno local, conocido como tinkundlu. Su propio estilo de vida era una síntesis de los modos de vida antiguo y moderno de África. En las ceremonias oficiales de estado acudía con el traje de gala occidental, pero en la mayoría de sus apariciones vestía con el traje tradicional. Mientras que aconsejaba a sus conciudadanos que utilizaran la medicina tradicional a base de hierbas, él fue operado en clínicas occidentales a corazón abierto de un derrame.

Sus múltiples matrimonios le ayudaron a reforzar su poder, ya que gracias a ellos estaba vinculado con las principales familias y clanes del reino. Su clan era el Diamini, al cual pertenecía el 25 % de la población del país. Realizó una brillante política exterior, manteniendo buenas relaciones con el régimen racista de Sudáfrica y con la marxista Mozambique. Fue uno de los grandes impulsores de la Organización de Estados Africanos.

A pesar de las presiones que recibió, se negó a dejar el territorio de Swazilandia como base para las guerrillas negras que querían atacar Sudáfrica. Ante Occidente, con el fin de mantener buenas relaciones, se mostró fuertemente anticomunista. Además Swazilandia era uno de los pocos países africanos que mantenía relaciones diplomáticas y económicas con Israel y Taiwán. Gracias a su capacidad negociadora consiguió la única salida de su país al mar, al Océano Índico.

El país consiguió una gran estabilidad política y un destacado crecimiento económico. Favoreció las inversiones extranjeras y el control de las empresas nacionales por la minoría blanca. Con esto consiguió sacar a la pobreza a la población negra. El país, pequeño, pero rico en materias primas, se convirtió en un verdadero centro de recreo y diversión, con casinos y locales de diversión al que acudían los blancos de Sudáfrica. Explotó los abundantes minerales y bosques, lo que convirtió a Swazilandia en una de las más importantes potencias de la región.

Con el fin de dar un tinte más democrático a su régimen, en 1978 estableció una nueva Constitución, por la cual sustituyó el parlamento por un consejo legislativo, al que dio el nombre de Libandla, en el que no se permitió a miembros de partidos políticos ocupar un escaño y cuyos componentes eran nombrados por los consejeros locales. Este nuevo órgano tenía solo un carácter consultivo e informativo.

El 4 de septiembre de 1981 celebró con gran lujo su boda de diamantes como soberano. A los fastos acudieron representantes de las principales monarquías y países del mundo. Cuando se produjo su fallecimiento era el monarca que mas tiempo llevaba reinando en el mundo: 61 años. Tras su muerte, y mientras el Consejo de Ancianos decidía quien iba ser su sucesor, asumió la regencia la esposa de mas edad de Sobhuza, Indowkavi. Finalmente fue elegido como sucesor uno de sus hijos, Makhosetive, que fue confirmado por el Consejo de ancianos en 1986 con el nombre de Mswati III.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información