Albert Sorel

(Honfleur, 1842 - París, 1906) Historiador francés. Esencialmente artista por fantasía y sensibilidad, y muy aficionado a la literatura y a la música, se dio a conocer como novelista con Clémence ou Madame de Beauval (1865). No quiso emplearse en la industria paterna, e ingresó en el Ministerio de Negocios Extranjeros (1866); la burocracia, sin embargo, le resultaba insoportable.


Albert Sorel

Decisivo fue para él un viaje a Tours llevado a cabo por encargo del director de Le Moniteur: el estudio de los documentos que luego le habrían de sugerir la Histoire diplomatique de la guerre franco-allemande (1873) y la relación con Taine, quien había intuido en el novelista la capacidad de historiador, le aclararon finalmente su verdadera vocación. A instancias de éste, llegó en 1872 a la cátedra (que conservó hasta la muerte) de Historia diplomática de la École des Sciences Politiques.

Secretario general de la presidencia del Senado a partir de 1876, Albert Sorel rechazó el cargo de embajador en Berlín para dedicarse completamente al estudio de la historia de la Revolución francesa y el Imperio napoleónico. Al Précis du droit des gens (1877), escrito en colaboración con Théodore Funck-Brentano, siguieron La question d'Orient au XVIIIe siècle: les origines de la Triple Alliance (1878), Recueil des instructions données aux ambassadeurs et aux ministres de France en Autriche depuis les traités de Westphalie jusqu'à la Révolution française (1884), y la obra capital del autor, Europa y la Revolución francesa (1885-1903).

Contribuyó a la historia de las ideas con las monografías acerca de Montesquieu (1887) y Mme. de Staël (1890). Cabe mencionar, además, Bonaparte et Hoche en 1797 (1896), los Essais y los Nouveaux essais d'histoire et de critique (1883 y 1898). Torturado siempre, como él mismo dijo, por el demonio de Flaubert, no renunció jamás a la narrativa (La grande Falaise, 1872; Docteur Egra, 1873; Pages normandes, 1907). En 1889 sucedió a Fustel de Coulanges en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, y en 1894 ocupó el sillón de Taine en la Académie Française.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información