Francis Joseph Spellmann

(Whitman, 1889 - Nueva York, 1967) Prelado católico estadounidense. Miembro de una modesta familia de origen irlandés, realizó sus estudios en la Universidad de Fordham y en el Colegio Norteamericano de Roma, donde fue ordenado sacerdote el 14 de mayo de 1916, el mismo año en que recibió el doctorado en teología. Luego de ejercer su apostolado en la parroquia de Todos los Santos de Roxbury (Massachusetts), pasó a Boston; allí fue director de la revista Pilot y archivero de la arquidiócesis en 1923.

En 1925 fue llamado a la Secretaría de Estado del Vaticano, donde se ocupó, entre otras cosas, de la traducción de las encíclicas que se difundían a través de la Radio. Allí permaneció durante algunos años, en el transcurso de los cuales se ganó la confianza del papa Pío XI y la amistad del cardenal Pacelli, futuro Pío XII.

El 8 de septiembre de 1932 fue consagrado obispo en la Basílica de San Pedro, y regresó luego a Estados Unidos para ejercer como obispo auxiliar de Boston. El 15 de abril de 1939 fue nombrado arzobispo de Nueva York por el recién elegido papa Pío XII. Antes, en 1936, cuando el cardenal Pacelli visitó los Estados Unidos en calidad de Secretario de Estado del Vaticano, fue Monseñor Spellman quien lo acompañó por todo el territorio. Pío XII lo nombró cardenal el 18 de febrero de 1946.

Bajo su dirección, la arquidiócesis de Nueva York vivió años de extraordinaria expansión y crecimiento. En el primer año subsanó la deuda de 28 millones de dólares que la diócesis acumuló en la Gran Depresión; en 1939 fundó la Comisión de Construcción para supervisar todas las construcciones de la diócesis; igualmente, dos años más tarde instauró los Servicios Institucionales de Mercancías para iglesias e instituciones, como una gran central para las compras de la arquidiócesis, lo cual le proporcionó un ahorro de 1,5 millones de dólares al año.

Durante su gobierno también conoció una gran expansión la institución "Charitas Católica"; llegó a construir o reformar más de 370 centros escolares de primaria y secundaria, con lo que se hizo merecedor del sobrenombre de "cardenal de la educación". Conocedor del enorme influjo de la televisión, fundó el Centro de Instrucción para Televisión y lo dotó de buenos equipos. Financió la edición de Catholic Encyclopedia for School and Home (1964) y la New Catholic Encyclopedia (1967).

Renovó totalmente el seminario diocesano de San José y en sus predios construyó la Biblioteca Arzobispal en memoria del arzobispo Corrigan, así como el centro recreativo "Cardenal Spellman" y el Centro de Procesamiento de Datos. Su campo de influencia sobrepasó los límites de su diócesis al ser nombrado Vicario Castrense para los Estados Unidos, cargo que le dio la oportunidad de visitar los frentes de la Segunda Guerra Mundial animando a los soldados norteamericanos, así como luego hiciera en el campo de batalla de Corea.

Sus declaraciones contra el comunismo, contra la inmoralidad y en favor de la educación a todos los niveles merecieron la atención internacional. Destacan entre sus publicaciones The Road to Victory (1942), Action this day (1943), No greater Love (1945) y The foundling (1951). Figura relevante en el panorama nacional de Estados Unidos, se mostró acorde con la modernidad y los avances tecnológicos, y fue durante el Concilio Vaticano II uno de los más firmes defensores del esquema sobre la Iglesia y el mundo moderno, y de la Declaración sobre la Libertad Religiosa.

El papa Pablo VI lo nombró miembro de la Comisión Preparatoria del Concilio; fue miembro de las comisiones coordinadoras del trabajo conciliar y miembro de la Comisión Central Postconciliar para la interpretación de los documentos conciliares. Después del Concilio fue uno de los primeros obispos empeñados en poner en práctica las reformas del mismo, concernientes a la liturgia y a la organización de la vida parroquial y diocesana.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información