Ángel Suquía

(Zaldivia, 1916 - San Sebastián, 2006) Prelado español. Sacerdote desde 1940, alcanzó el cargo de obispo de Almería en 1966, para ser trasladado a la sede de Málaga en 1969. Posteriormente fue nombrado arzobispo de Santiago (1973-1983). Tras ser ordenado cardenal (1985), fue elegido presidente de la conferencia episcopal española (1987), cargo que ocupó hasta 1993, en que fue sustituido por Elías Yanes. Fue arzobispo de Madrid de 1983 a 1994; ese último año fue nombrado cardenal emérito.


Ángel Suquía

Descendiente de una familia de campesinos, Ángel Suquía ingresó a los trece años de edad en el seminario de Vitoria (Álava), donde inició estudios de teología y humanidades. Pasó después a Alemania, donde estudió liturgia en el monasterio benedictino de Santa María Laach; sin embargo, el inicio de la Segunda Guerra Mundial lo obligó a regresar a España. En 1940 se ordenó sacerdote, y seis años más tarde pasó a Roma, donde continuó su formación y se doctoró en teología por la Universidad Gregoriana con una tesis sobre La santa misa en la espiritualidad de San Ignacio de Loyola (1949).

Regresó a España en 1951 y fue nombrado rector del seminario de Vitoria. En 1966 el papa Pablo VI lo nombró obispo de la diócesis de Almería. Se mantuvo en la sede almeriense hasta 1969, cuando fue designado obispo de Málaga, al frente de cuya diócesis permaneció hasta 1973, fecha en que fue nombrado arzobispo de la sede de Santiago de Compostela (A Coruña).

Durante sus diez años de pontificado compostelano, Ángel Suquía se convirtió en uno de los purpurados más influyentes de la Iglesia española. En 1980 se vinculó a la Conferencia Episcopal Española, institución en la que, poco a poco, fue afianzando una posición de influencia entre los sectores más conservadores y el Opus Dei. En 1983 el papa Juan Pablo II lo nombró arzobispo de Madrid-Alcalá, sede en la que permaneció hasta su jubilación en 1994; paralelamente, el pontífice lo elevó a cardenal en el Consistorio de 1985. En 1987 resultó elegido presidente de la Conferencia Episcopal, después de la retirada de Gabino Díaz Merchán.

Su elección se interpretó como un afianzamiento de las corrientes tradicionalistas del aparato eclesial, en un momento en el que la curia española estaba en desacuerdo con el programa de reformas educativas emprendido por el Ministerio de Educación y debía abordar con el Gobierno la cuestión de las relaciones económicas entre la Iglesia y el Estado. No obstante, Ángel Suquía supo defender la posición de la Iglesia evitando tensiones excesivas y manteniendo ciertas formas de diálogo. Ello no impidió que expresara continuas denuncias oficiales contra lo que consideraba excesos provenientes de la “cultura laicista” promovida por el Gobierno socialista de Felipe González.

En febrero de 1990 fue confirmado en el cargo al frente de la Conferencia Episcopal y realizó un llamamiento confesional para detener el proyecto gubernamental de aplicación jurídica sobre el aborto. Ese mismo año llegó a un acuerdo con el líder de la oposición, José María Aznar, presidente del Partido Popular (PP), para afrontar tanto la ley de reforma educativa (LOGSE) como las medidas para regular la interrupción del embarazo. En 1993 fue sustituido en la jefatura de la Conferencia Episcopal por Elías Yanes, y al año siguiente cedió el arzobispado de Madrid a Rouco Varela.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información