Luis de Tapia

(Madrid, 1871 - Quart de Poblet, Valencia, 1937) Poeta y periodista español. Fue secretario de la sección de literatura del Ateneo madrileño, diputado a Cortes (1931) y un ardiente defensor de la causa republicana. Su primera recopilación en un libro, Bombones y caramelos (1911), llevó prólogo de Benito Pérez Galdós, y a partir de ese momento sus famosas «coplas del día» constituyeron las secciones más populares de diarios liberales como España nueva, La Libertad y Ahora, y fueron recogidas en los volúmenes de Coplas del año (1915-1918).


Luis de Tapia y Juan Belmonte (1936)

Tras licenciarse en derecho en Madrid, Luis de Tapia inició los estudios de ingeniería, que abandonó para dedicarse al periodismo. Empezó a escribir sus primeros artículos y textos en la publicación El Evangelio; se trataba de una suerte de salmos y epigramas versificados que trataban con picante desenfado asuntos políticos y de actualidad social. El éxito de sus escritos le abrió las puertas de otras publicaciones periódicas, entre ellas El Imparcial, El Gato Negro, Nuevo Mundo, Madrid Cómico, La Zarpa y Alma Española, donde las llamadas “Coplas del día” hacían las delicias de los lectores liberales. En 1907 fundó una revista de carácter satírico con un título que delataba perfectamente su talante: Alegría. Algunos años más tarde también fue redactor de La Jornada y La Libertad.

Un buen número de sus más celebradas poesías de juventud (en su haber se cuentan más de diez mil) fueron recopiladas en los libros Salmos (1903-1904), Bombones y caramelos (acaso su título más célebre, prologado por Pérez Galdós en su primera edición, 1911), Coplas (1914), Coplas del año (1915-1918) y Cincuenta coplas de Luis de Tapia (1933). Durante la I Guerra Mundial (1914-1918) escribió crónicas sobre la contienda desde Francia para El Imparcial, y con el advenimiento de la II República en 1931 resultó elegido diputado a Cortes (siempre se había relacionado con grupos políticos de izquierda).

De su obra en prosa, acaso no tan conocida como la poética, hay que mencionar los títulos Así vivimos (1916), En casa y en la calle (1917) y Un mes en París. Un día en Reims. Una hora en Madrid (1919), recopilación de las crónicas escritas en Francia. Por otra parte, de su actividad teatral, menos prolífica, destacan la comedia Rosario o la viuda astuta (1920) y el juguete infantil Matemos al lobo (1922). Fue asimismo secretario de la sección de literatura del Ateneo de Madrid, desde donde defendió la libertad de pensamiento y de expresión durante los difíciles años de la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1929).

Al iniciarse la Guerra Civil (1936-1939) se entregó a una constante labor periodística en defensa del Gobierno y el ejército republicano y contra el fascismo; en plena contienda la editorial El Socorro Rojo publicó una edición especial de sus últimas coplillas. En 1937 emigró a Valencia, donde ya no se repuso de sus heridas emocionales. Tanto sus colegas de profesión como sus lectores gustaron de llamarlo el “poeta del pueblo”.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información