Andréi Tarkovski

(Andréi Arsényevich o Arsénievich Tarkovsky o Tarkovski; Moscú, 1932 - París, 1986) Director de cine ruso. Irrumpió en el panorama cinematográfico internacional en 1962 con su primer filme, La infancia de Iván, vencedora en el festival de Venecia. Director poco prolífico, cuatro años después filmó la que es considerada su obra maestra, Andrei Rublev, secuestrada por el régimen soviético. Su permanente preocupación por el estrecho espacio concedido a la faceta espiritual del hombre en la sociedad moderna le llevó a adaptar cinematográficamente obras clásicas de la ficción especulativa, como Solaris (1972) y Stalker (1979), títulos ambos de fuerte empaque visual y pausado desarrollo. Su último filme, Sacrificio (1986), fue tal vez el trabajo en que Tarkovski abordó sus habituales inquietudes filosóficas de modo más diáfano, valiéndose para ello de un lenguaje narrativo y visual sumamente expansivo, con larguísimas secuencias.


Andréi Tarkovski

Andréi Tarkovski estudió en la Escuela Soviética de Cine (VGIK), donde tuvo como tutor al cineasta de origen judío Mijail Romm. Obtuvo tempranamente el reconocimiento internacional y el León de Oro del Festival de Venecia con su primer largometraje, La infancia de Iván (1962), película que se ajustaba a la línea oficial soviética. Éste no fue el caso de su siguiente filme, Andrei Rublev (1966), un retrato realista de un monje del siglo XV que mereció un premio en el Festival de Cannes y fue prohibido en Rusia hasta 1971.

Su película Solaris (1972), que ganó el Premio del Jurado en Cannes, suscitó de nuevo el rechazo oficial, que la consideró demasiado arcana para la comprensión del "espectador medio". Libremente basada en la novela homónima (1961) del escritor polaco Stanislaw Lem, Solaris es una densa historia de ciencia ficción que tiene en realidad mucho más de parábola moral que de aventura cósmica.


Solaris (1972)

El protagonista, Kris Kelvin, es un psicólogo que debe ir a la estación orbital de Solaris, un planeta cubierto de agua, para investigar unas extrañas apariciones relatadas en televisión por un personaje que ha estado allí; se especula que el océano que cubre Solaris es en realidad un forma avanzada de vida, una masa pensante dotada de inteligencia. Al llegar a su destino, Kris Kelvin percibe el extraño comportamiento de sus compañeros, y descubre extraños personajes que deambulan por la estación, hasta que se le aparece Khari, su esposa, que se había suicidado diez años antes. Olvidado de su misión, el psicólogo pierde toda su fría racionalidad y se obsesiona en lo que parece ser una materialización de su memoria.

Andréi Tarkovski llegó a ser ampliamente conocido en el extranjero como el realizador soviético menos ortodoxo, pero sus películas apenas si alcanzaban una distribución mínima en su país. El director ruso, que se había exiliado en 1984, hizo su última película con dinero francés y sueco; ganó el Gran Premio Especial del Jurado en Cannes, el Premio Internacional de la Crítica y el Premio Ecuménico, y falleció poco después de recibir estos galardones. Otras películas suyas son Katok i spripka (1960), El espejo (1975) y Nostalgia (1983).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información