Kiri Te Kanawa

(Dame Kiri Te Kanawa; Gisborne, Auckland, 1944) Soprano neozelandesa que ha destacado por su extremada sensibilidad para la interpretación de óperas francesas e italianas. Consagrada con su interpretación de la condesa de Las bodas de Fígaro (Londres, 1971), debe su fama a sus papeles en obras de Verdi, Puccini y Mozart. En 1991 actuó por primera vez en España con un recital en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona. En 1996 realizó conciertos en Australia y Nueva Zelanda. En 1997 actuó en el Belfast's Waterfront Hall, el Hampton Court Palace Festival y el Royal Opera House. En 1999 cantó en el Melbourne Park, en Birmingham y en Glasgow. Entre sus últimas producciones discográficas cabe citar Our Christmas Songs for You (1996), German Opera Arias (1997) y Kiri sings Berlin (1997).


Kiri Te Kanawa

Kiri Te Kanawa comenzó sus estudios como mezzosoprano en Nueva Zelanda, pero más tarde, tras estudiar en Inglaterra, cambió su consideración vocal por la de soprano. Desde su debut en las compañías de ópera inglesas con papeles como el de Idamante en la ópera Idomeneo de W. A. Mozart, el de Ellen en la ópera La donna del lago de Gioachino Rossini, o el de Carmen de la ópera de Georges Bizet, con la Northern Opera, su carrera ha sido prácticamente imparable. Entre sus mayores éxitos figura el papel de la Condesa Almaviva, de la ópera Las bodas de Fígaro de Mozart, un papel que ya interpretó en el año 1971 y que ha permanecido en su repertorio a lo largo de toda su carrera.

Además de este repertorio, Kiri Te Kanawa ha representado algunos papeles pertenecientes a la tradición italiana del verismo, que arranca con Giuseppe Verdi y culmina con compositores como Giacomo Puccini. Entre estos últimos destacan personajes como el de Mimí, de la ópera de Puccini La Bohème, el de la protagonista de la ópera Tosca, del mismo compositor, o el de Desdémona, protagonista femenina de la ópera Otello, compuesta por Verdi.

Kiri Te Kanawa se ha especializado en diversos papeles pertenecientes a los repertorios francés y alemán, entre los que destacan el de la Margarita de la ópera Fausto, de Gounod, así como varios de los que aparecen en las obras de Johann Strauss, uno de sus compositores favoritos. Por otra parte, algunos críticos afirman que lo mejor de la voz de esta soprano se expresa en los caracteres operísticos pertenecientes a la tradición del primitivo belcantismo de origen italiano, que culmina precisamente con la figura de Rossini, pero que se expresa con un estilo muy particular en las óperas de Mozart.

Este tipo de papeles parece ser el que mejor conviene a una voz como la suya, de timbre denso y rico, pero no por ello pesada, si bien algunos críticos la acusan de no ser lo suficientemente precisa en la dicción, tanto de la lengua inglesa como de la francesa y la alemana. A pesar de la "oscuridad" natural de su timbre vocal, es posible que la voz de Kiri te Kanawa pueda calificarse de "poco proyectada", un rasgo que se encuentra directamente relacionado con la falta de exquisitez en la articulación de los textos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información