Petko Todorov

(Elena, cerca de Tarnovo, 1879 - Lausana, 1916) Escritor búlgaro. Formado en Francia, viajó por algunos países europeos y recibió la influencia del simbolismo y de diversas figuras de la filosofía y la literatura europea, en particular de Schopenhauer, Nietzsche, Ibsen y Tolstoi. Es autor de dramas (Los albañiles, 1902) y de unos Idilios (1907) que desarrollan algunos motivos populares y folclóricos de su país y que constituyen una de las muestras más notables de la prosa búlgara.


Petko Todorov

Los Idilios de Petko Todorov, que el crítico búlgaro Kr. Krastev definió felizmente como "confesiones líricas", constituyen en conjunto una galería de bocetos y cuadros, de extensión y contenido diversos, salidos en su mayoría a la luz en 1907, cuando el autor tenía 28 años. Son visiones fantásticas, alegóricas y líricas, representaciones de la naturaleza e interpretaciones simbólicas de la vida. Su fuente común de inspiración es la vida y el alma del pueblo, especialmente del pueblo campesino, con sus cantos, leyendas y tradiciones. A veces los mismos motivos de célebres cantos populares son los que forman la trama del idilio entero y colorean su fondo; pero el realismo, que había sido la característica fundamental de toda la literatura búlgara anterior a él, está superado en Todorov por una constante visión completamente individual de las cosas.

En las "Bodas del Sol" ("Slanceva zenitba"), uno de los más importantes por su extensión y su interés artístico de los Idilios de Todorov, es evidente, a través de la elaboración personal de una larga leyenda variamente recogida en las canciones populares (relativa a las bodas de una muchacha con el Sol), el significado alegórico y simbólico que el poeta confiere a la visión fantástica del contraste entre el alma de la mujer, la cual encuentra en el matrimonio el fin mismo de su existencia, y el espíritu dinámico del hombre superior, que, absorto en preocupaciones mayores, no sabe ver en el matrimonio más que un estado transitorio de la vida.

Es en el fondo el mismo concepto contenido en otros idilios, pero expresado en símbolos distintos. En "Gozo" ("Radost'"), una de las más pequeñas gemas del collar, el símbolo y la alegoría están sacados del mundo vegetal: una tenue vid, aferrada al pie de una gigantesca encina, figura el tierno amor de la mujer, completamente presa del poder del hombre, que la conquista y domina con la sugestión de su superioridad, y al cual está dispuesta a entregarse toda entera.

En el idilio "Lucha" ("Borbà"), la misma idea fundamental es transportada al mundo animal, pero aquí el amor estalla en pasión y celos, en el conflicto entre dos ciervos por la conquista de una tierna hembra. Es, pues, común a estos tres idilios, además del significado simbólico, el concepto nietzcheano del superhombre, variamente personificado por el Sol, la encina y el ciervo. Y se refleja en ello la influencia de la cultura y la literatura europea occidental, casi desconocida en la literatura búlgara hasta la época de Penco Slavèjkov y Petko Todorov.

De este modo la obra de Petko Todorov, aunque refleja influencias populares y nacionales y no se halla inmune de ecos de poetas y prosistas rusos, recoge y asimila también influjos exóticos del pensamiento y el arte europeos (Schopenhauer, Nietzsche, Ibsen, Tolstoi o los simbolistas franceses), injertando en la producción nacional, junto con Jàvorov, Debejànov y posteriormente con Trajànov, Lìliev, Ràjnov y otros, la visión artística de un simbolismo de fondo eminentemente humano y psicológico.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información