Pablo Urbanyi

(Hungría, 1939) Narrador argentino de origen europeo. Cuando tenía siete años de edad, su familia emigró a la Argentina, donde el futuro escritor habría de adquirir, con el paso del tiempo, su nueva nacionalidad.

Creció rodeado de las dificultades que nunca faltan alrededor de una modesta familia de emigrantes, y obligado por ello a ejercer desde su temprana juventud los más variados oficios, desde vendedor de libros hasta director teatral, pasando por representante de una firma de alfombras, mozo de almacén, periodista y actor dramático.


Pablo Urbanyi

Esta forzosa multiplicidad de quehaceres habría de suministrarle luego una nutrida variedad de temas, situaciones y puntos de vista que enriquecerían notablemente su producción literaria. En efecto, al tiempo que ejercía todas esta ocupaciones, Pablo Urbanyi fue cultivando de forma autodidáctica una innata vocación literaria que afloró definitivamente a comienzos de los años setenta, cuando el narrador de origen húngaro dio a la imprenta una notable colección de relatos que, publicada bajo el título de Noche de revolucionarios (1972), llamó la atención de críticos y lectores y convirtió a Pablo Urbanyi en una de las grandes promesas de la narrativa argentina contemporánea.

Para responder a las gratas expectativas que había generado en el panorama cultural argentino con esta opera prima, al cabo de tres años dio a la imprenta Un revólver para Mack (1975), una novela policíaca con la que vino a confirmar plenamente sus excelentes cualidades para la narrativa de ficción. Su nombre empezó, entonces, a sonar con fuerza en los foros y cenáculos literarios de Buenos Aires, con lo que Urbanyi adquirió un relevante prestigio que le proporcionó, entre otros trabajos destacados, un cargo de redactor en el Suplemento Cultural del desaparecido rotativo La Opinión, en el que se mantuvo desde 1975 hasta 1977.

En este último año, amenazado por la grave situación política por la que atravesaba Argentina a raíz de la toma del poder por parte de las Fuerzas Armadas, se vio obligado a emprender el camino del exilio rumbo a Canadá, donde a comienzos de los años ochenta dio a la imprenta su tercera obra de ficción, otra magnífica novela que vio la luz bajo el título de En ninguna parte (1981). Consagrado como una de las voces más descollantes de la narrativa argentina, Pablo Urbanyi vio cómo el éxito de esta novela rebasaba los límites del ámbito hispanohablante y, traducida al inglés y al francés, llegaba a otros muchos lectores de todo el mundo.

Residente en la ciudad canadiense de Ottawa desde su salida de Argentina (1977), a lo largo de los años ochenta Pablo Urbanyi añadió a su producción narrativa otros títulos como Concurso (1981) y De todo un poco de nada mucho (1988), al tiempo que se enfrascaba en la redacción de unas bellísimas historias escritas en húngaro y publicadas, a comienzos de la década siguiente, bajo el título de A hagyaték (El legado, 1992). El mismo año en que vio la luz esta colección de narraciones breves pensadas y expresadas en su lengua vernácula, salió de la imprenta otra entrega novelesca de Urbanyi, Nacer de nuevo (1992), así como una traducción al francés de la citada novela policial Un revólver para Mack.

Un año después de la aparición de las tres obras recién citadas, Pablo Urbanyi presentó a uno de los certámenes más prestigiosos de su país, el Premio Planeta de Narrativa, su novela inédita titulada provisionalmente Ser o no ser, obra que se alzó con el máximo galardón en dicho concurso y vio la luz al año siguiente bajo el título definitivo de Silver (1994). El narrador de origen húngaro, que al referirse a esta novela suya (y, en general, al resto de su obra) manifestó su convicción de que "no vale la pena escribir si no se hace con ironía", tuvo ocasión de ver también una versión de Silver en francés, editada a los cinco años de su primera aparición en Argentina. Entretanto, siguió cultivando con tenacidad e inspiración una ya fructífera producción narrativa que se incrementó con dos nuevos títulos: Puesta de sol (1997) y 2058, en la Corte de Eutopía (1999).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información