Raf Vallone

(Tropea, 1917 - Roma, 2002) Actor de cine y televisión italiano. Realizó estudios en Turín. Comenzó como periodista cinematográfico hasta que consiguió un papel en Arroz amargo (1948), de Giuseppe de Santis, al lado de Silvana Mangano y Vittorio Gassman, figurando en los carteles publicitarios como Raffaele Vallone. Tras la notable aceptación que tiene su papel, decidió dedicarse al mundo de la interpretación. Trabajó con De Santis en varias ocasiones hasta La garçonniere (1960).

A partir de los años cincuenta, comenzó a intervenir sin descanso en coproducciones internacionales, destacando Teresa Raquin (1953), de Marcel Carné, en la que tuvo un gran papel al lado de Simone Signoret, La venganza (1957), de Juan Antonio Bardem, La violetera (1958), de Luis Cesar Amadori, todo un éxito al lado de Sara Montiel, y Fedra (1962), de Jules Dassin. En el cine italiano mantuvo una buena colaboración con Alberto Lattuada, de la que cabe destacar Ana (1951), junto a Silvana Mangano y Gassman, y Guendalina (1956), en la que tuvo como pareja a Sylvia Koscina.

Sin duda se convirtió en uno de los rostros más famosos del cine europeo. Fue un actor que adquirió popularidad porque respondió bien en los papeles simpáticos y antipáticos, en historia románticas o dramas encendidos. Sus cualidades físicas le permitieron asumir papeles más duros, ya fuese en los campos de segadores españoles o en los muelles de un puerto americano.

Después de intervenir en la producción de Samuel Bronston El Cid (1961), de Anthony Mann, el cine estadounidense contó con él para películas tan dispares como Panorama desde el puente (1961), de Sydney Lumet, El cardenal (1963), de Otto Preminger, Secreta invasión (1964), de Roger Corman, o Nevada Smith (1966), de Henry Hathaway. Además de trabajar en teatro como actor y director, a partir de los años setenta compatibilizó sus apariciones en cine con otras producciones en televisión.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información