Alejandro Valverde

(Alejandro Valverde Belmonte; Las Lumbreras de Monteagudo, Murcia, 1980) Ciclista español, uno de los corredores más completos del pelotón internacional, gracias a su punta de velocidad y su talento de escalador. De su palmarés destaca su victoria en la Vuelta a España de 2009.


Alejandro Valverde

Tercero de los tres hijos del matrimonio formado por Juan Valverde y María Belmonte, heredó de su padre la afición al ciclismo y con sólo nueve años ya ganó su primera carrera en Yecla. En la categoría de cadetes y juveniles (en la que tuvo como entrenador a Manuel López, una de las personas que, según él, más ha influido en su trayectoria), consiguió sus primeros éxitos importantes y su primer apodo, el Imbatido: fue campeón de España de velocidad, de persecución individual y de persecución olímpica en pista. Debutó como amateur con el equipo Banesto en Navarra y de allí saltó a las filas de Kelme-Costa Blanca, equipo en el que recibió la orientación y guía de Francisco Moya, quien le ayudó mucho en su progresión.

Alejandro Valverde debutó como profesional en 2002 con el equipo Kelme-Costa Blanca, destacando su segundo puesto en la quinta etapa de la Volta a Catalunya. En su segunda temporada en lo más alto de la competición, después de ganar dos etapas terminó tercero en la Vuelta a España, y ganó la medalla de plata en el Campeonato del Mundo en ruta disputado en Hamilton (Canadá), además de clasificarse en primera posición en la Challenge de Mallorca y proclamarse vencedor en la tercera etapa de la Vuelta al País Vasco. En 2004 ganó trece carreras, entre ellas la Vuelta a la Comunidad Valenciana y la Vuelta a Murcia, y fue cuarto en la clasificación final de la Vuelta a España, donde ganó la tercera etapa.

A principios de 2005 fichó por el equipo Illes Balears-Caisse d'Épargne, entonces dirigido por José Miguel Echávarri. Ese mismo año disputó su primer Tour de Francia, donde impresionó imponiéndose a Lance Armstrong en la décima etapa (la primera de montaña, disputada en los Alpes). A final de temporada consiguió su segunda medalla de plata en el Campeonato del Mundo en ruta, disputado en Madrid.

Su siguiente temporada fue excepcional. Ganó dos de las grandes clásicas del calendario, la Flecha Valona y la Lieja-Bastogne-Lieja (fue el primer español en lograrlo), y aunque en el Tour de Francia hubo de abandonar por lesión, fue segundo en la clasificación final de la Vuelta a España, con victoria en la séptima etapa; un ataque del kazako Alexandre Vinokourov en el descenso del alto de Monachil, camino de Granada, dio al traste con sus aspiraciones al primer puesto. También en 2006 obtuvo el bronce en el Campeonato del Mundo de Salzburgo (una competición que se le seguía resistiendo) y se anotó por vez primera la clasificación final del UCI ProTour.

En 2007 se impuso en la Vuelta a la Comunidad Valenciana y en la Vuelta a Murcia y fue plata en el Campeonato de España en ruta. Su sexta posición en el Tour (el primero que terminaba) le animó a concentrarse en la ronda francesa para 2008, adonde llegó en un momento pletórico de forma, tras imponerse con autoridad en la Vuelta a Murcia, la París-Camembert, la Lieja-Bastogne-Lieja, el Critérium del Dauphiné Libéré y el Campeonato de España en ruta. Aunque ganó la primera etapa, una caída tres días después le complicó las cosas y sólo pudo ser noveno en los Campos Elíseos. Ese mismo año, sin embargo, aún le depararía dos triunfos importantes, ya que engrosó su palmarés con la Clásica de San Sebastián y se impuso por segunda vez en la clasificación general de la UCI ProTour.

A principios de 2009 Valverde decidió concentrar sus aspiraciones en el Tour de Francia (nunca ha disputado el Giro de Italia) y modificar su programa de preparación dejando las clásicas en un segundo plano. Sin embargo, a mediados de abril, la Fiscalía Antidopaje del Comité Olímpico Italiano (CONI) desenterró la "operación Puerto" y solicitó para el ciclista una sanción de dos años, por considerar probado que la sangre que se le extrajo en un control antidopaje en el Tour de 2007 correspondía a una de las bolsas relacionadas con el caso. La sanción se hizo efectiva a principios de mayo y prohibía al ciclista correr en territorio italiano, por lo que su sueño de ganar el Tour, que en 2009 pisaba suelo italiano, quedaba truncado.

Así las cosas, mientras el Caisse d'Épargne calificaba la decisión de "injusta" y confirmaba que iba a pedir una compensación por daños y perjuicios, el corredor se reivindicó en la Volta a Catalunya, el Critérium del Dauphiné Libéré y la Vuelta a Burgos; y sobre todo ganando, en la que era su sexta participación, su primera carrera de tres semanas: la Vuelta a España.

El 20 de septiembre, en Madrid, Valverde se enfundaba finalmente el maillot oro y subía a lo más alto del podio. A su derecha, como segundo, Samuel Sánchez, del Euskaltel-Euskadi; a su izquierda, el australiano Cadel Evans. El murciano calificó la victoria como "una liberación" y se mostró esperanzado sobre su futuro y sobre la decisión final del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), al que había apelado en junio y que aún debía pronunciarse sobre su presunta implicación en la "operación Puerto" y la inhabilitación que pesaba sobre él para competir en suelo italiano. Aficionado a los coches y a las motos deportivas (tiene cinco en su garaje), Alejandro Valverde está casado y es padre de los mellizos Iván (en honor del ciclista Ivan Basso) y Alejandro. Conocido ahora como el Balaverde, su palmarés sigue abierto.