Francisco Javier Venegas

(Francisco Javier Venegas de Saavedra y Ramínez de Arenzana, I marqués de la Reunión y de Nueva España; Zafra, Badajoz, 1754 - Madrid, 1838) Militar y administrador colonial español que fue virrey de Nueva España entre 1810 y 1813. Inició la carrera de las armas alistándose como cadete en el Regimiento de Infantería de Murcia, y participó en la expedición a Argel contra la República francesa durante la Guerra de la Convención (1793-1795), donde resultó herido.

Una vez recuperado, y pese a estar retirado del servicio con el grado de teniente coronel, volvió a integrarse en el ejército al estallar la Guerra de la Independencia española (1808-1814). Tomó parte en la Batalla de Bailén (1808) al mando de una división, y en junio de 1809 ascendió a teniente general. Nombrado comandante del ejército de Andalucía, no aceptó la proposición del general Sebastiani para pasarse al bando de José I Bonaparte, y fue promovido a gobernador de Cádiz, ciudad que defendió contra la invasión francesa.


Francisco Javier Venegas de Saavedra

En aquellos momentos su tío, Francisco de Saavedra, que había asumido la regencia de España en ausencia de la Familia Real, lo nombró primero virrey de Nueva Granada, cargo que no llegó a ejercer, y poco después de Nueva España (actual México), en sustitución del arzobispo Francisco Javier de Lizana y Beaumont. Embarcó entonces hacia Veracruz, adonde arribó el 25 de agosto de 1810; tres semanas después, el 14 de septiembre, recibió formalmente el gobierno de la Real Audiencia en Ciudad de México.

Durante su gobernaduría (1810-1813), tuvo que enfrentarse a los primeros movimientos independentistas liderados por Miguel Hidalgo, que avanzaba con sus tropas desde el norte hacia Ciudad de México tras haber dado su Grito de independencia en Dolores (Guanajuato), sólo un día antes de que Venegas recibiera la autoridad de virrey. Francisco Javier Venegas de Saavedra consiguió contener el alzamiento gracias a la intervención de la tropas del mariscal Félix María Calleja, que a la postre le sucedería como virrey (aunque perdió la primera batalla del Monte de las Cruces, el ejército realista se alzó con la victoria en Puente de Calderón), y con una serie de medidas liberales concedidas por la metrópoli. Así, aplicó la libertad de prensa, la Constitución de Cádiz (1812) y la elección de diputados a Cortes, aprobó un nuevo régimen municipal y provincial a favor de los desafectos y suspendió la recaudación de tributos a los indios y mulatos.

No obstante, el territorio estaba ya prácticamente incendiado (Ignacio López Rayón actuaba ya en el centro del país, mientras el padre José María Morelos vencía en enfrentamientos bélicos en el sur, y se organizaban partidas de guerrilleros por todo el país), y la Corona española lo culpó de dicha situación, por lo que poco después, y ante el prestigio creciente del mariscal Félix María Calleja, fue destituido como virrey a favor de éste. De regreso a España, Fernando VII le concedió los títulos de marqués de la Reunión y de Nueva España (1816) y fue destinado a la Capitanía General de Galicia (1818). Entre 1834 y 1836 fue miembro del Estamento de Próceres.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información