Jean Vigo

(París, 1905 - 1934) Director de cine francés. Su prematura muerte, a los 29 años, truncó una trayectoria prometedora. Con tan sólo tres películas (una de ellas inconclusa) y un documental, Jean Vigo entró en el Olimpo de los jóvenes mitos malogrados. Hijo de militantes anarquistas (su padre murió en la cárcel en circunstancias "misteriosas"), tuberculoso, habitual de los colegios internos y apasionado de las imágenes, Vigo creció entre Montpellier, Nimes, Chartres y París, donde se mudó definitivamente a principios de los años treinta con la intención de estudiar en la Sorbona.

Su primera película, financiada por su mujer, Elisabeth Lozinska, con quien se había casado tras terminar sus estudios universitarios, fue el documental À propos de Nice. Una sátira social que aprovecha el tema de un verano en la Costa Azul francesa para establecer sus intereses argumentales y artísticos: por un lado, las diferencias de clase; por otro, la innovación experimental.

Esta última acusa la influencia del cine de Dziga Vertov, cuyo hermano, Boris Kaufman, trabajaría como cámara para Vigo en todas sus películas. En 1931 Vigo centra su atención en un campeón de natación para rodar Taris, champion de natation aún con cierto tono documental. Pero dos años después, ya cada vez más enfermo, vuelve la vista a las experiencias de su infancia para concebir, a través de la vida en un colegio interno, un alegato de la libertad individual frente a la autoridad de las instituciones.

Su intento, titulado Zéro en conduite no fue bien acogido y pasó por manos de la censura que lo calificó de "antifrancés" y no pudo volver a exhibirse en Francia hasta mediados de los años cuarenta. Tampoco fue bien acogida por la crítica ni por el público, la que está considerada su obra maestra, L'Atalante, que Vigo no pudo ver acabada porque falleció de leucemia durante la etapa de edición.

El director arriesgó su salud y su dinero en esta producción, que sufrió una serie de avatares similares a los que en su momento castigaron a Juana de Arco, de Dreyer. Entre 1934 y 1990, L'Atalante cambió de título, de música, de metraje y de escenas, a instancias de los productores, de los distribuidores y de la Cinemateca Francesa. Finalmente, el hallazgo de la primera versión en el Reino Unido, los archivos de la Frankilmdis, adquiridos por Gaumont, y una serie de entrevistas a parte de la plantilla que rodó la película, hicieron posible una versión más aproximada a la intención de Vigo.

Su legado combina el lirismo, el surrealismo, y una aproximación a la ideología anarquista. Aún conocedor de la gravedad de su naturaleza enfermiza, a su muerte, Vigo dejó más de una veintena de proyectos. Algunos con guión propio: Le métro, Lourdes; otros con guión ajeno: Le timide qui prend feu (Claude Aveline) y otros, adaptaciones de novelas: L'affaire peau de balle (George de la Fouchardière) o L'affaire Saint Fiacré (Georges Simenon). Cada año en Francia se concede el Premio Jean Vigo, que reconoce la independencia y la calidad.