Ernesto Vilches

(Tarragona, 1879 - Barcelona, 1954) Actor de teatro y cine español. De padre periodista, comenzó a demostrar su interés por el teatro en Cartagena, lugar en el que residió su familia durante su juventud. Cursó estudios de Derecho en Madrid y alternó su dedicación a los libros con la práctica de teatro para aficionados. Cuando le llegó la edad militar, fue a Filipinas. De allí marchó a México, Guatemala y Nueva York, y supo integrar su vocación teatral con una vida bohemia que le llevó a casarse varias veces a lo largo de estos años de itinerancia.

De regreso a España, fue primer actor en el Teatro de la Comedia y fundó una compañía con José Tallaví. Al poco tiempo se convirtió en uno de los nombres más prestigiosos de la escena de principios del siglo XX, prestigio que compartió con otras estrellas como María Guerrero, Margarita Xirgu, Fernando Díaz de Mendoza o Irene López de Heredia, con quien trabajó formando pareja durante doce años. Con su compañía viajó a todos los países de habla hispana, en donde, con los más variados montajes, obtuvo resonantes éxitos.

Su primer contacto con el cine tuvo lugar en la coproducción hispano-francesa Aventura de Pepín (1909), de Francisco Oliver. No obstante, el cine español, que estaba necesitado de rostros importantes que atrajeran al espectador a la sala, volvió a reclamar su presencia junto con la de otros grandes nombres de la escena, aunque muchas veces los resultados artísticos y económicos no resultaron tan positivos como era de esperar. Fue así como junto con su pareja teatral, Irene López de Heredia, intervino en El golfo (1917), de José de Togores, compleja producción que no logró el respaldo del público.

Durante la producción de las primeras películas sonoras, participó con distintos cometidos en varias producciones de la Paramount en Hollywood. Así, se le vio en Las galas de la Paramount (1930), en la versión dirigida por Eduardo Venturini (interpretó diversos fragmentos y personajes, en una serie de escenas), y fue protagonista de Cascarrabias (1930), de Cyril Gardner.

Para la Metro Goldwyn Mayer, en los estudios de Culver City, protagonizó Wu Li Chang (1930), de Nick Grindé, en la versión española de Salvador de Alberich; Su última noche (1931), de Chester M. Franklin, versión de Eduardo Ugarte; y Cheri-Bibi (1931), de Carlos F. Borcosque, versión de Miguel de Zárraga. Finalizó este periplo americano con El comediante (1931), película que codirigió con Leonard H. Fields, una producción John H. Auer. Inició la década de los cincuenta con una intervención en el reparto de Alba de América (1951), de Juan de Orduña, y años después, poco antes de su muerte, tuvo una notable intervención como cura rural en Sucedió en mi aldea (1954), de Antonio Santillán.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información