Lasse Viren

(Myrskyla, 1949) Atleta finlandés, heredero de la tradición fondista iniciada por Paavo Nurmi en la década de 1920. Campeón olímpico de los 10.000 y los 5.000 metros en los Juegos Olímpicos de Munich (1972) y de Montreal (1976), fue el primer atleta que consiguió este doble triunfo en pruebas de fondo en dos citas olímpicas consecutivas.


Lasse Viren

Corriendo por los oscuros caminos de su pueblo, cercano a la capital, Helsinki, Viren entrenó duro, convirtiéndose en destacado fondista. Comenzó a llamar la atención del público en el Campeonato Juvenil de Finlandia de 1969, celebrado en Inkeroinen, cuando ganó la prueba de los 5.000 metros por varios metros de ventaja y estableció un nuevo récord: 14 minutos y 17 segundos. Su entrenamiento, que realizaba corriendo sobre dunas de arena, le preparó para los Juegos Olímpicos de Munich de 1972.

En su primera prueba, los 10.000 metros, Viren tuvo la oportunidad de hacer realidad sus sueños: ser el pionero de una nueva era en el atletismo finlandés. Cuando cruzó la línea de meta, sus 27 minutos, 38 segundos y 4 centésimas se convirtieron en récord mundial. Pocos días después, en los 5.000 metros, rebajó el récord olímpico a 13 minutos, 26 segundos y 4 centésimas. En los Juegos Olímpicos de Montreal (1976) defendió fácilmente su título en los 10.000, aventajando al portugués Carlos Lopes por treinta metros, y poco después ganó los 5.000 metros, siendo así el único corredor en conquistar este agotador doblete en dos Juegos Olímpicos consecutivos.

No contento con esa hazaña, se inscribió para la maratón, en un intento de repetir el triplete logrado por Zatopek en 1952. Era la primera vez que disputaba esta prueba y tuvo un buen desempeño, aunque se notó la necesidad de una mayor especialización; con todo, terminó quinto. Viren volvió a competir en los Juegos Olímpicos de Moscú (1980), donde no consiguió obtener ninguna medalla en los 10.000 metros.

Sus triunfos deportivos, sin embargo, se vieron siempre acompañados por la polémica, pues se le acusó de profesionalismo (en unos tiempos en los que el culto al amateurismo en los Juegos Olímpicos era prácticamente desaforado) por correr la vuelta de honor de los 5.000 metros de Munich con sus zapatillas en la mano (publicidad, entonces prohibida), y posteriormente, de practicar el dopaje sanguíneo: Viren, supuestamente, entrenaba en altitud, extraía su sangre oxigenada, la congelaba y se la inyectaba antes de las pruebas. Las acusaciones, sin embargo, nunca llegaron a probarse.