Artturi Ilmari Virtanen

(Helsinki, 1895-1973) Bioquímico finlandés, premio Nobel de Química de 1945 por sus investigaciones sobre agricultura y nutrición química, y especialmente por la invención de un método para la conservación de forraje durante el invierno.


Artturi Virtanen

Terminados sus estudios escolares, Artturi Virtanen estudió química, biología y física en la Universidad de Helsinki, obteniendo su Máster en Ciencias en 1916. Posteriormente estudió química física en Zurich y bacteriología y enzimología en Estocolmo. Desde 1916 trabajó en laboratorios de la industria lechera finlandesa, que a partir de 1921 dirigió, y diez años más tarde fue también director y profesor del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Helsinki. Fue asimismo profesor del Politécnico y de la Universidad de Helsinki.

Estudió los procesos fermentativos y comprobó que se detenían cuando el ácido láctico producido en el transcurso de la reacción alcanzaba una determinada concentración. También comprobó que las primeras etapas de la descomposición de los azúcares eran similares en los distintos procesos fermentativos. Y estableció por primera vez todos los pasos de una fermentación bacteriana, proporcionando buena información sobre las enzimas necesarias para dicho proceso.

Virtanen realizó también una importante labor sobre la bioquímica de las bacterias y la fijación del nitrógeno, y llevó a cabo investigaciones en el campo de la química agrícola y en la química de alimentos. Así, probó la importancia de un pigmento rojo para la fijación de nitrógeno en los nódulos de las raíces de leguminosas, determinó la formación de vitaminas y estudió la utilización del nitrógeno por parte de las plantas, encaminada a la síntesis de otros compuestos orgánicos, como los aminoácidos.

Una de sus aportaciones más especiales fue el desarrollo, en 1943, de un método para la conservación de plantas forrajeras (método llamado AIV por sus iniciales) que le valió el Premio Nobel de Química en 1945. Con este método consiguió cosechas de pastos frescos de alto contenido en proteínas, y leche del mismo contenido en vitaminas que cuando la vaca se alimenta de los pastos veraniegos; en general, sus investigaciones aportaron importantes mejoras en la calidad de los productos lácteos.

La comprobación de que la concentración de ácido láctico era un factor limitante para el desarrollo de la fermentación lo llevó a determinar el método AIV, que básicamente consiste en la adición artificial de ácidos al forraje, concretamente los ácidos sulfúrico y clorhídrico diluidos, hasta alcanzar un pH inferior a 4. El forraje así tratado se conserva en perfecto estado durante el invierno para su utilización como alimento del ganado y no causa ningún efecto nocivo en los animales que se alimentan de él.

Entre sus obras cabe destacar Cattle fodder and human nutrition (Forraje para el ganado y nutrición humana) y AVI-system as the basis of cattle feeding (El sistema AVI como base para la alimentación del ganado).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información