Adolf Wagner

(Adolf o Adolph Heinrich Gotthilf Wagner; Erlangen, 1835 - Berlín, 1917) Economista y político alemán. Fue, tras Schmoller, el mejor economista de su época. Tuvo mucha influencia en el ámbito económico europeo por su contribución al estudio de las finanzas públicas, tema que integró en el estudio de la economía general, al aportar sólidos principios teóricos. Defendió el poder redistributivo de los impuestos y abogó por el crecimiento del gasto público por parte del estado moderno. Asimismo, hizo grandes aportaciones a las políticas monetarias y bancarias.


Adolf Wagner

Su interés por los temas económicos le llevó a estudiar esta especialidad en las universidades de Gottinga y Heidelberg, y se licenció con un magnífico expediente académico. Cuando en 1857 aprobó su tesis doctoral, se encontró con numerosas propuestas para hacerse cargo de cátedras en diferentes universidades. Este fue el comienzo de una importantísima labor docente. Entre 1864 y 1868 ejerció como profesor de economía en la Escuela de Comercio de Viena y en la Universidad de Dorpat, en la de Friburgo entre el 1868 y 1870. En este año se le ofreció un puesto de profesor de economía y ciencias políticas en la Universidad de Berlín, oferta que era imposible rechazar por la importancia que en esos momentos tenía dicha institución. En ese cargo se mantuvo hasta el año 1916.

Sus primeros estudios teóricos, tras consolidarse como catedrático, se centraron en el análisis de la hacienda, la banca y la valoración. También estudió con precisión la estadística aunque, sin lugar a dudas, donde tuvo mayores éxitos fue en su descripción de la política económica. Wagner era un economista muy crítico con las teorías del liberalismo del laisez faire y abogaba, con determinación, por una intervención del estado que garantizase la seguridad social para las clases trabajadoras. Fue partidario de rectificar las teorías del historicismo exagerado y retornar de forma parcial a los métodos de estudio de los clásicos.

En el año 1871 dio una conferencia en la Asamblea Eclesiástica Libre de Evangélicos sobre la cuestión social, poniendo de relieve sus notables diferencias de criterio respecto a la escuela librecambista alemana. Junto a algunos de sus contemporáneos alemanes, cimentó las teorías de la ciencia económica. Desarrolló la llamada Ley de Wagner, según la cual el gobierno debe asumir una mayor responsabilidad para asegurar el bienestar económico de los ciudadanos.

Además, fue una de las figuras envueltas en el conocido Methodenstreit ('debate sobre el método'). Según Wagner la intervención del estado en las actividades de los individuos es más necesaria cuanto mayor sea el grado de desarrollo económico de la sociedad. El mayor mérito de Wagner radica en sus estudios sobre hacienda, en este campo su importancia ha sido comparada a la de Adam Smith en el de la economía.

A la par que desarrollaba su carrera académica en el mundo de la economía, participó activamente en la vida política de su país. Como miembro del Partido Socialista Cristiano, logró un escaño en el congreso prusiano en la legislatura de 1882-1885. Asimismo, en 1910 fue elegido para la Cámara de Senadores, donde se mantuvo hasta 1917. Además, en 1872 fue fundador de honor de la Verein für Sozialpolitik, sociedad formada con la intención de fomentar el desarrollo de la economía nacional. A los miembros de esta sociedad se los conoció como "socialistas de cátedra", salvo a él, ya que era considerado la figura principal del socialismo de estado.

En dicha sociedad encontró el apoyo fundamental de los más importantes economistas alemanes de la época, como Schmoller, Held, Nasse y Brentano, pero pronto se desvinculó de ellos. Wagner afirmaba que sus colegas debían dar un paso al frente en la política económica y no quedarse tan sólo en la formulación teórica. Así fue como abandonó la presidencia del Verein y, en el epílogo sobre su dictamen Die Kommunalsteuerfrage (1878), explicó los puntos de vista que le llevaron a tal separación. Wagner estaba convencido de que, en esos momentos, se necesitaba de manera imperiosa un cambio radical en el orden económico.

En 1871 emprendió la reedición de la obra de K. H. Raus Lehrbuch der politischen Oekonomie, de la cual apareció un solo volumen (Finanzwissenchaft, 1871-1872). A pesar de las diferencias de pensamiento con Nasse, Buchenberger, Bücher y Dietzel, autores que antes eran estrechos colaboradores suyos, publicó junto a ellos Lehr und Handbuch der politischen Oekonomie. Ésta se convirtió en su obra más importante. En ella defendía la base jurídicosocial de la economía y la transformación de la ciencia financiera en un instrumento de la política social.