Sir Henry Hughes Wilson

(Edgeworthstown, 1864 - Londres, 1922) Mariscal de campo británico y jefe del Estado Mayor Imperial (1918). A pesar de desempeñar cargos importantes en el Estado Mayor durante la Primera Guerra Mundial, Wilson se opuso con energía a la política de guerra desarrollada por el primer ministro Lloyd George, con el que mantuvo una enconada enemistad. Desde principios del siglo XX, su actuación fue crucial para modernizar el ejército británico.


Sir Henry Hughes Wilson

Wilson ingresó en el ejército británico en el año 1884, para al año siguiente participar en la larga campaña de Birmania, donde fue herido de gravedad. Destinado a África del Sur en el año 1899, en la Guerra de los Boers, primeramente sirvió en el ejército acantonado en la provincia de Natal y después en el Cuartel General, hasta el año 1901, fecha en la que regresó a Inglaterra para ocupar un alto cargo en el ministerio de Guerra, siendo elevado al grado de coronel en 1904.

Desde ese mismo año, Wilson tomó parte activa en la modernización del ejército británico al ser nombrado jefe del recién creado Staff College (Colegio de Estado Mayor), cargo que ocupó hasta el año 1910, haciéndose luego cargo de las operaciones militares. Durante todo ese tiempo, Wilson mantuvo una estrecha amistad con el general francés Ferdinand Foch (futuro mariscal de campo y comandante en jefe de las tropas aliadas en el último año de la Primera Guerra Mundial), con el que estudió las posibilidades estratégicas para el caso de una hipotética guerra con Alemania como consecuencia de la progresiva escalada bélica en la que se sumió el continente europeo a comienzos del siglo XX. En el año 1913, Wilson fue ascendido al grado de general mayor.

Nada más estallar la Primera Guerra Mundial, el Gobierno británico se decantó por la estrategia de colaborar estrechamente con el Alto Mando francés propuesta por Wilson, quien fue designado jefe del Estado Mayor de las fuerzas expedicionarias británicas bajo las órdenes del jefe supremo de las fuerzas británicas, el mariscal de campo Earl Roberts, con el que Wilson colaboró estrechamente en diversas campañas.

Gracias a los largos años en los que estuvo colaborando con el Alto Mando francés en previsión de una guerra, Wilson pudo llevar a la práctica sus estrategias militares, caso de la rapidísima movilización del ejército británico hasta el punto de que a finales del mes de agosto del año 1914, con apenas un mes de guerra, el ejército británico ya estaba perfectamente movilizado y listo para entrar en combate. Wilson también aprovechó su buen entendimiento con Francia para constituirse, durante los cinco primeros meses de guerra, en el principal nexo de unión entre los cuarteles generales británico y francés en el frente.

Puesto al mando, en diciembre del año 1915, del 4º Cuerpo de Ejército, Wilson lo mantuvo hasta principios del año 1917, consiguiendo hacerse con el importante sector de Vimy Ridge, cerca de Arras, obligando a retroceder a las líneas alemanas allí establecidas desde el principio de la guerra. En septiembre del año 1917, Wilson fue nombrado comandante en jefe de las tropas británicas destinadas en el frente oriental, puesto que abandonó en los prolegómenos del estallido de la Revolución Rusa en el mes de octubre. De vuelta en Inglaterra, fue ascendido a teniente general y enviado como representante militar de Inglaterra en el recién creado Consejo Supremo de Guerra, con sede en Versalles.

Nombrado jefe del Estado Mayor Imperial, en febrero del año 1918, Wilson consiguió salvar las reticencias de algunos miembros del Estado Mayor y del propio primer ministro David Lloyd George para nombrar a su amigo, el mariscal de campo Foch, comandante en jefe de todas las fuerzas aliadas, contribuyendo de manera decisiva en la última ofensiva coordinada aliada que aceleró el fin de la guerra. Poco antes de acabar la guerra, Wilson fue ascendido a mariscal de campo.

En la distribución final de los honores por la guerra, se le concedió una pensión de 10.000 libras esterlinas y el título de barón de Wilson. Como consecuencia de sus cada vez mayores diferencias con Lloyd George, Wilson rehusó, en el año 1919, la petición de éste para que permaneciera como jefe del Estado Mayor.

Tras abandonar el ejército en diciembre del año 1921, en el mes de febrero del año siguiente consiguió un escaño en la Cámara de los Comunes como miembro del Partido Conservador, representando a un distrito del Ulster. Enérgico y un tanto extravagante en su nuevo periplo político, Wilson defendió con una energía bastante radical la dependencia del Ulster respecto de Inglaterra y la formación de un Parlamento norirlandés sometido a las leyes británicas, motivos por los cuales pasó a constituir un objetivo primordial para el grupo armado nacionalista e independentista irlandés, el IRA, el cual acabó asesinándole en un atentado a plena luz del día.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información