Hans Gunter Winkler

(Barmen, 1926 - Warendorf, 2018) Jinete alemán. Con siete medallas olímpicas, cinco de ellas de oro, consiguió convertirse en el saltador más laureado de todos los tiempos en la historia de los Juegos.


Hans Gunter Winkler

En la década de los cincuenta, Winkler impuso una autoridad indiscutible en el deporte de la equitación. Campeón del mundo individual en salto de obstáculos en 1954 y 1955 y campeón europeo en 1957, el esplendor de su carrera llegaría con sus seis participaciones en competición olímpica. En 1956, los Juegos se celebraron en Melbourne, pero la legislación australiana obligó a trasladar las pruebas de equitación a la ciudad sueca de Estocolmo, donde Winkler obtendría sus dos primeras medallas de oro en salto de obstáculos: la individual y la del campeonato por equipos como miembro del combinado alemán.

A partir de entonces los jinetes germanos dominaron durante una década la escena de la equitación y, con Winkler a la cabeza, volvieron a conquistar el oro en los Juegos de Roma de 1960 y, por tercera vez consecutiva, en la cita olímpica de Tokio cuatro años después. México fue el escenario de los Juegos de 1968, donde el equipo alemán obtuvo la medalla de bronce por detrás de Canadá y Francia, pero en la cita de Munich (1972) Alemania volvió a subirse a lo más alto de podio.

La extraordinaria carrera olímpica de Winkler finalizó en 1976 en Montreal, donde se colgó la medalla de plata cediendo el oro, en aquella ocasión, al equipo francés. Con 75 años y después de dedicar toda su vida a la hípica, recibió el Golden Sport Pyramid, el mayor galardón deportivo que se concede en Alemania.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información