Tiger Woods

(Eldrick Woods; Cypress, California, 1975) Golfista estadounidense. Cuatro veces campeón del Masters de Augusta, y dos del Campeonato de la PGA, del Open de Estados Unidos y del Open Británico, está considerado unánimemente el mejor jugador que ha dado este deporte en la década de 1990, y uno de los más destacados de la historia.


Tiger Woods

Con un palmarés en el que no falta ningún título importante y numerosos récords en su haber, la figura de Tiger Woods ha traspasado las fronteras del golf, y aun del deporte, para convertirse en uno de los personajes más famosos y admirados del mundo en los albores del siglo XXI, al mismo tiempo que en un fenómeno mediático y publicitario sólo comparable a grandes mitos deportivos contemporáneos de la talla de Michael Jordan o Michael Schumacher. No obstante, lo que más llama la atención en Tiger Woods es que ha alcanzado las máximas cotas a las que puede aspirar un deportista en un cortísimo espacio de tiempo, y bastante antes que la mayoría de campeones de la historia.

Hijo de un oficial del Ejército, Earl Woods, y de una thailandesa, Kutilda, su nombre original es Eldrick, aunque su padre le apodó Tiger (Tigre) en honor a un compañero de armas durante la guerra de Vietnam. Desde muy temprana edad demostró aptitudes para el golf. Con tan sólo tres años completó un recorrido de nueve hoyos en 48 golpes y con ocho ganó su primer torneo a nivel internacional, el Optimist Junior, que conquistó en cinco ocasiones más hasta los quince años. En 1991 ganó el primero de sus tres Campeonatos Nacionales de aficionados en categoría juvenil, y en 1992 jugó por primera vez en un torneo abierto a profesionales, el Open de Los Ángeles. Entre 1994 y 1996 cursó estudios en la Universidad de Stanford, etapa en la que ganó una decena de torneos, incluido el título nacional universitario; en este mismo periodo conquistó tres Campeonatos estadounidenses de aficionados (ediciones de 1994, 1995 y 1996).

En 1995 participó en su primer torneo de Grand Slam y fue el mejor golfista aficionado clasificado en el Masters; en 1996 repitió buenas actuaciones en el Open Británico y Estadounidense, y avalado por una brillante trayectoria, este mismo año pasó al campo profesional sin haber cumplido todavía los veinte años. Aunque ya en su primera temporada se adjudicó dos títulos del circuito de la PGA, 1997 fue el año de su auténtica revelación: además de sumar cinco victorias y liderar la clasificación en ganancias del circuito americano, se enfundó su primera "chaqueta verde" del Masters después de realizar el mejor recorrido en la historia del torneo con 270 golpes, nada menos que doce de diferencia sobre el segundo clasificado y dieciocho bajo el par.

Convertido en el número uno más joven del golf mundial con sólo 21 años, en 1998 su nivel de juego no fue el esperado, de forma que sólo pudo vencer en dos torneos: el BellSouth Classic, en el circuito americano, y el Johnnie Walker Classic del circuito asiático, donde derrotó a Ernie Els después de remontar ocho golpes de desventaja. En cambio, en 1999 se mostró intratable y acumuló en su palmarés un total de nueve títulos, entre los que sobresalió su segundo torneo de Grand Slam, el Campeonato de la PGA. También esa temporada ganó la Copa Ryder con el equipo estadounidense, y la cifra de sus ganancias, sin contar contratos publicitarios, alcanzó la astronómica cifra de seis millones y medio de dólares.

No obstante, en 2000 Woods superó con creces todos sus éxitos anteriores, y con sus tres victorias en el Campeonato de la PGA, Open Británico y Open Estadounidense entró en el restringido grupo de leyendas del golf que poseen en su palmarés todos los títulos del Grand Slam del golf mundial. Es más, de haber logrado el triunfo en el Masters, en el que finalizó en la quinta plaza, se hubiera convertido en el único golfista de la historia en conseguirlo el mismo año; sólo Ben Hogan estuvo tan cerca como él de lograr tal gesta en 1953. Su dominio durante esta temporada fue apoteósico: tanto en el Open Británico como en el de Estados Unidos estableció las mejores tarjetas, 272 y 269 golpes respectivamente, y en este último estableció la más amplia ventaja en toda la historia del Grand Slam, con quince golpes. Conquistó además otros siete torneos, entre ellos el Bay Hill, el Open de Canadá, el Torneo Memorial, el Beach National Pro-Am y el Johnnie Walker Classic; y, obviamente, batió su propia marca en cuanto a ganancias.

En 2001 ratificó su condición de número uno del golf mundial con cinco triunfos en el circuito americano y el segundo título en el más prestigioso de los torneos, el Masters. Cuatro años después de su incontestable victoria en Augusta, Woods volvió a vestir la preciada chaqueta verde de ganador. En 2002 firmó nuevas victorias en los circuitos europeo y estadounidense y logró su tercer triunfo en el Masters, para igualar una gesta que a lo largo de toda la historia del torneo sólo habían conseguido Jimmy Demaret, Sam Snead, Gary Player y Nick Faldo.

El segundo "grande" de la temporada y octavo de su carrera llegó en el mes de junio con un nuevo triunfo en el Open de Estados Unidos. Pero sus posibilidades de lograr los cuatro títulos de Grand Slam en el mismo año se frustraron en el Open Británico, donde Woods realizó el peor recorrido de toda su trayectoria profesional en la penúltima jornada y perdió todas las opciones de victoria. Tampoco pudo lograr el triunfo en el torneo de la PGA 2002, donde fue segundo por detrás del casi desconocido Rich Beem.

Una lesión de rodilla le mantuvo apartado del green en las primeras citas de la temporada 2003, pero reapareció con victoria en el torneo de San Diego (California) y ganó también el Accenture en Carlsbad; un triunfo que le convirtió en el primer golfista que se adjudicaba los cuatro torneos de las Series Mundiales (Accenture, NEC Invitational, American Express y la Copa del Mundo). Acudió a Augusta con la etiqueta indiscutible de gran favorito, pero su actuación en el Masters fue decepcionante; no tuvo opciones para luchar por el triunfo, que, finalmente, se adjudicó el canadiense Mike Weir. También fueron discretos sus concursos en el Open USA, el Open británico y el Campeonato de la PGA, de modo que el californiano concluyó el año en blanco en lo que se refiere a títulos de Grand Slam.

Igual actuación tuvo en el año 2004, en el que no consiguió adjudicarse ningún torneo grande. A pesar de ello, superó el récord de semanas como número uno (332 consecutivas) que poseía el australiano Greg Norman, hasta que el fiyiano Vijay Singh se lo arrebató en el mes de septiembre, tras ganar este último el Torneo Norton, celebrado en Massachusetts (Estados Unidos).

En abril de 2005 recuperó el terreno perdido al adjudicarse de nuevo, por cuarta vez, el Masters de Augusta con una espectacular tarjeta de 276 golpes y 12 bajo par. Con este sumaba nueve Grand Slam, número que incrementó el julio de ese mismo año con el Open Británico (276), al igual que hiciera en el verano del siguiente año, en la edición de 2006 (270). Con ello se situó en la tercera posición de la lista de los golfistas más laureados de la historia, por detrás de Jack Nicklaus (18 grandes) y Walter Hagen (11). Este gran triunfo fue refrendado poco después, cuando se adjudicó el Campeonato de la PGA por tercera vez. En diciembre de 2009, el golfista saltó a los medios de todo el mundo por hechos extradeportivos: Tiger Woods declaró a la prensa que dejaba el golf "indefinidamente" para solventar los problemas surgidos en su matrimonio a raíz del descubrimiento de sus frecuentes infidelidades. Algunas empresas que lo patrocinaban le retiraron su apoyo, dejándolo en una difícil situación.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información