Viktor Yushchenko

(Joruzhivka, 1954) Banquero y político ucraniano, presidente de Ucrania desde 2005. Tecnócrata de la era soviética, Viktor Yushchenko se transformó en un reputado economista de orientación liberal que, después de ser el primer banquero del país, se propuso la transformación de Ucrania para liberarla del atraso y vincularla a la Unión Europea, aunque sin romper con Rusia.

A finales de noviembre de 2004, tras la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, miles de ucranianos salieron a las calles para apoyar al candidato Viktor Yushchenko y reclamar la repetición de unos comicios que fueron considerados un fraude. Era la “Revolución Naranja”. El 26 de diciembre de 2004 Yushchenko se impuso a su adversario, el primer ministro Viktor Yanukovich, y fue elegido presidente del país. Tomó posesión del cargo el 23 de enero de 2005.

Viktor Andriyovich Yushchenko nació el 23 de febrero de 1954 en Joruzhivka, provincia de Sumi, en la región oriental de Ucrania, hijo de un profesor de inglés que había combatido contra los nazis y de una profesora de matemáticas. A los diecisiete años empezó a estudiar economía en el instituto de Ternopol, en el oeste del país, donde la identidad ucraniana había sobrevivido a las deportaciones estalinistas y a la hambruna provocada por el régimen soviético en la década de 1930 (seis millones de muertos).


Durante la campaña electoral, Yushchenko padeció un envenenamiento por dioxinas que le deformó el rostro

Especializado en contabilidad agrícola, terminó sus estudios en 1974 y trabajó como contable en la provincia de Ivano-Frankivsk. Tras cumplir el servicio militar (1975-76), fue contratado por Agroprombank, la rama agrícola del Banco Central soviético. Proclamada la independencia, fue vicepresidente del Banco Agroindustrial (1991-1993).

En 1993 sustituyó a su mentor, Vadim Hetman, como presidente del Banco Central de Ucrania, cargo para el que fue reelegido por el Parlamento en 1997. Una de sus primeras medidas fue el lanzamiento de la moneda ucraniana, la jrivnia, para atajar la hiperinflación. Hetman trató de ser candidato a la presidencia de Ucrania, pero fue asesinado a balazos en el ascensor de su domicilio el 22 de abril de 1998. El crimen nunca fue aclarado.

A raíz de su éxito en el Banco Central, fue considerado por la revista Global Finance uno de los máximos expertos financieros del mundo postsoviético. De esta época datan las informaciones que lo acusan de haberse enriquecido mediante la concesión de créditos poco ortodoxos.

En 1999, designado primer ministro por el presidente Leonid Kuchma, fue confirmado en el Parlamento por una abrumadora mayoría (296 votos a favor y 12 en contra). Su gobierno, en el que Yulia Timoshenko figuró como viceprimera ministra, progresó en las reformas y en la consecución de los créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero tuvo que enfrentarse a los oligarcas de los sectores minero y del gas natural, dominantes en la estructura heredada del régimen soviético.

El conflicto desembocó en una moción de censura en el Parlamento, presentada por los comunistas, aprobada por 263 votos a favor y 69 en contra, que provocó la destitución de Yushchenko y de su gobierno, en abril de 2001. Más de cuatro millones de firmas fueron recogidas para respaldar al primer ministro y en contra del Parlamento, primer paso para la creación de Nasha Ukrayina (Nuestra Ucrania), una coalición que venció en las parlamentarias en 2002, pero que sólo obtuvo 112 de los 450 escaños y no pudo hacerse con el poder.

Candidato presidencial

Yushchenko se convirtió una figura carismática entre los ucranianos de las regiones central y occidental, defensor de un programa moderadamente nacionalista y prooccidental, que abogó por una masiva privatización de la economía. En 2004, al expirar el mandato de Kuchma, se presentó como candidato a la presidencia de la República, enfrentado al aspirante oficial, el primer ministro Viktor Yanukovich. Luego llegó a un acuerdo con el grupo radical Baktivchina (Madre Patria), de Timoshenko, según el cual ésta sería designada primera ministra en caso de triunfo.

La campaña fue enconada, con acusaciones recíprocas de juego sucio, y una movilización política y religiosa sin precedentes. El 10 de septiembre, Yushchenko cayó gravemente enfermo y fue trasladado a una clínica de Viena, donde le diagnosticaron una “aguda pancreatitis, acompañada por cambios edematosos intersticiales” a causa de “una infección viral y por sustancias químicas”. Su rostro quedó desfigurado, como si hubiera sufrido quemaduras, marcado por quistes y otras lesiones. Los responsables de su candidatura denunciaron un supuesto envenenamiento organizado por los servicios secretos, con cuyo jefe había almorzado en Kyiv el 5 de septiembre.

Tras varias consultas internacionales, los médicos austriacos concluyeron con la sospecha del empleo de “sustancias que normalmente forman parte de las armas biológicas”, o lo que es lo mismo, “una alta concentración de dioxinas, administrada oralmente”. El 11 de diciembre, la clínica de Viena confirmó el envenenamiento con la dioxina TCDD. El jefe de la campaña electoral sugirió que el veneno era la mitoxina T-2, conocida como “lluvia amarilla”, un arma química utilizada por los soviéticos en Afganistán. Los expertos rusos descartaron esa hipótesis y alegaron que ni siquiera altas dosis de dioxinas producen los efectos que Yushchenko había sufrido.

En la primera vuelta (31 de octubre de 2004), según datos oficiales, llegó en cabeza con ligera ventaja el primer ministro Viktor Yanukovich, que contaba con el respaldo del Kremlin, y el segundo lugar correspondió a Yushchenko. Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) denunciaron fraudes masivos, sobre todo en la parte oriental del país, cuya población es, en su mayoría, de origen ruso. En la segunda vuelta (21 de noviembre), la comisión electoral atribuyó la victoria a Yanukovich, con el 49,42% de los sufragios, frente al 46,69% adjudicado a Yushchenko.

La “Revolución Naranja”

La oposición, tras denunciar la manipulación, confirmada por los observadores extranjeros, decidió manifestarse hasta que su victoria fuera reconocida. Miles de personas se reunieron en el centro de Kyiv, ante la presidencia de la República, de manera permanente, para exigir la proclamación de la victoria de Yushchenko.

Los manifestantes adoptaron el color naranja, asociado a una tradición ucraniana, como símbolo de su determinación democrática. La crisis se internacionalizó, pues mientras Estados Unidos amagó con imponer sanciones y la Unión Europea respaldó las reclamaciones de Yushchenko, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, vituperó la presunta desestabilización promovida desde el extranjero.

El 25 de noviembre la oposición convocó una huelga general y Yushchenko constituyó un Comité de Salvación Nacional, además de recurrir el resultado del escrutinio ante el Tribunal Supremo. El país quedó desgarrado entre las regiones occidentales, de mayoría católica, favorables a Yushchenko, y las orientales y rusófilas, de confesión ortodoxa, que apoyaban a Yanukovich. Tras diez días de manifestaciones en el centro de la capital, de tensión extrema y de explotación recíproca de las diversidades étnicas, económicas y religiosas, ante la amenaza de guerra civil o secesión, el Tribunal Supremo anuló la segunda vuelta (3 de diciembre) y ordenó su repetición.

En la tercera vuelta (26 de diciembre), Yushchenko resultó elegido presidente con el 51,99 % de los votos, contra el 44,19 % para su adversario. El presidente electo insistió en que la prioridad de su gestión sería la adhesión de Ucrania a la Unión Europea. Tomó posesión el 23 de enero de 2005 y al día siguiente realizó una visita a Moscú, donde el presidente Vladimir Putin le reprochó, entre otras cosas, el nombramiento como primera ministra de Timoshenko, principal impulsora de la “Revolución Naranja”. También visitó las instituciones de la OTAN y de la Unión Europea en Bruselas, y se entrevistó con el presidente estadounidense, George W. Bush (22 de febrero).

Yushchenko está casado en segundas nupcias con Kateryna Chumachenko, ciudadana estadounidense de origen ucraniano, ex funcionaria del Departamento de Estado. Criticada por mantener la nacionalidad estadounidense y acusada de actuar como agente de la CIA, en 2002 y 2003 ganó sendos casos por libelo contra un periodista ruso y una televisión ucraniana que la acusaron de urdir un plan para la toma del poder por su esposo. Yushchenko tiene tres hijas y dos hijos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información