Carl Zuckmayer

(Nackenheim, 1896 - Visp, Suiza, 1977) Escritor alemán. Nacido en el seno de una familia de empresarios de clase media alta, participó en la Primera Guerra Mundial, y posteriormente estudió derecho y humanidades en la Universidad de Frankfurt, estudios que no concluyó los estudios, así como tampoco los de ciencias, iniciados con posterioridad en la Universidad de Heidelberg.


Carl Zuckmayer

A comienzos de los años veinte comenzó a colaborar como dramaturgo en distintos teatros. Entre 1926 y 1938 residió en un pequeño pueblo en las cercanías de Salzburgo, desde donde emigró a Suiza en 1938 y, un año más tarde, a los Estados Unidos. Allí trabajó como agricultor, y continuó entregado su obra literaria, hasta que, en 1945, regresó a Alemania como encargado civil del gobierno de los Estados Unidos. En 1958 fijó su residencia de manera definitiva en Suiza.

Sus comienzos literarios se sitúan dentro del movimiento expresionista, tal como puede verse en las obras tituladas Kreuzweg (Encrucijada, 1920) y Pankraz erwacht oder Die Hinterwäldler (Pancracio se despierta o los de detrás del bosque, 1925). A pesar de esta línea tan clara, el resto de su producción literaria no puede enmarcarse en absoluto dentro de un movimiento concreto, aunque en un principio se inclinó de manera decidida hacia el teatro de carácter popular, tal como hizo en la obra que le dio fama, Der fröhliche Weinberg (El alegre viñedo, 1925), en la que, utilizando el dialecto como recurso literario, describió a la perfección el entorno social en el que se desarrolla la pieza. A este mismo grupo pertenece también Katharina Knie (Catalina Knie, 1929), centrada en el entorno del circo.

Cabe destacar especialmente, por su popularidad e importancia para el teatro alemán, El capitán de Köpenick (1931) y El general del diablo (1961). En la primera, basada en un hecho supuestamente real ocurrido en 1906, relata cómo los círculos viciosos de la burocracia militarista prusiana impiden que un ex presidiario pueda volver a la vida normal. Éste se toma la justicia por su mano, alquila un uniforme de capitán, consigue que lo siga una escuadra de soldados que encuentra en plena calle, ocupa con ellos el ayuntamiento, se hace extender los documentos que necesita y se lleva, de paso, la caja fuerte municipal. Fue llevada al cine y creó el término köpenickiade para aquellas jugarretas en que un ciudadano pone en evidencia a los poderes públicos.

El general del diablo, basada en el personaje del general Ernst Udet, presenta a un general de aviación que cree poder servirse de la dictadura nazi para satisfacer su pasión de volar, por lo que colabora con ella, a pesar de rechazarla moralmente. La consecuencia de ese pacto con el diablo es trágica y refleja la impotencia y pasividad del ejército alemán, en el seno del cual nació la resistencia cuando ya era demasiado tarde. También fue autor de la cantata Mainzer Umzug (La procesión de Mainz, 1962), con música de Paul Hindemith.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información