Virginia Zúñiga Tristán

Poetisa, narradora, filóloga, profesora y pianista costarricense. Desde muy temprana sintió una acusada vocación artística y humanística que la orientó hacia los estudios filológicos y musicales, en los que acabó especializándose y convirtiéndose en una de las mayores autoridades centroamericanas.


Virginia Zúñiga

Su formación académica comenzó en la Universidad de su país natal, para perfeccionarse y completarse luego en los Estados Unidos de América (en las universidades de Kentucky, Texas y Tulane) y, finalmente, en la Universidad de París (Francia). Con un doctorado en Letras en su haber, durante muchos años ejerció la docencia como Profesora Titular en la Universidad de Costa Rica, donde en la actualidad ocupa una plaza de Profesora Emérita especializada en música y literatura española e inglesa. A lo largo de toda su carrera profesional se ha convertido en una de las más tenaces y fecundas investigadoras costarricenses, y en maestra de toda una generación de estudiantes universitarios.

En su condición de ensayista, Virginia Zúñiga Tristán ha recibido numerosos premios y reconocimientos, entre los que destaca el Premio "Aquileo Echeverría", que le fue concedido en 1976 por su trabajo titulado El anglicismo en el habla costarricense (1976). Doce años después, volvió a ser galardonada con el Primer Premio del Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Arte, que recayó en su libro titulado Zelmira Segreda, la alondra costarricense (1988). Además, el gobierno francés premió sus trabajos filológicos y literarios con la Medalla "Charles Baudelaire" (que le fue concedida en 1972) y con las "Palmas Académicas" en el Grado de Gran Caballero (distinción que se le otorgó un año más tarde).

Sus ensayos y escritos de investigación han quedado difundidos en más de mil artículos diseminados en diferentes revistas literarias y otros medios de difusión costarricenses e internacionales. De ahí que el nombre de Virginia Zúñiga Tristán haya traspasado las fronteras no sólo por su dedicación a la creación literaria y a los estudios artísticos y filológicos, sino también por su infatigable labor cultural, desarrollada en numerosas instituciones y plasmada en la realización de múltiples proyectos. Así, en efecto, tras abandonar la Universidad de Costa Rica fundó la Sección de Inglés en la Escuela de Ciencias y Letras; fundó también dos importantes publicaciones que pronto se convirtieron en medios emblemáticos de la difusión cultural en Costa Rica y de la voz femenina centroamericana (la Revista de Artes y Letras y Káñina); y creó y animó durante mucho tiempo el Departamento de Artes Dramáticas en Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa RIca.

En su faceta de poetisa, Virginia Zúñiga Tristán ha sobresalido tanto por sus libros como por el gran número de composiciones sueltas que ha ido publicando en revistas literarias. Su mayor éxito internacional en este género fue un poema con el que se alzó con el primer premio del Certamen de Poesía sobre el Holocausto, convocado en Israel en 1985.

Además de estas obras en verso, ha escrito numerosas narraciones breves (algunas de las cuales figuran por derecho propio en las mejores muestras antológicas del cuento costarricense, como la titulada Relatos de mujeres), y una obra por la que recibió los elogios unánimes de toda la crítica literaria y musical de su país: La Orquesta Sinfónica Nacional (1992).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información