John Kennedy

Si, tras la muerte de Roosevelt, la Casa Blanca había conocido una etapa gris y sin brillo, la ajustada victoria electoral del demócrata John Fitzgerald Kennedy (el presidente más joven en la historia de Estados Unidos, y el primero de religión católica) restauró la dimensión heroica de la política americana, recuperó los mitos fundadores de la nación y sedujo la imaginación de sus conciudadanos proponiéndoles conquistar una "Nueva Frontera" que incluía dominios tan dispares como la exploración del espacio o la lucha contra la pobreza y la discriminación racial. El contenido y el tono de su discurso de investidura así lo reflejaron, y también el sentimiento de omnipotencia de un país que se tenía por guardián de la libertad del mundo, así como el relevo generacional que Kennedy y los suyos representaban y la apelación al esfuerzo y al espíritu de sacrificio de los americanos; un bagaje de promesas y esperanzas que se vería frustrado a balazos en Dallas, el 22 de noviembre de 1963. El primer vídeo es un breve relato del magnicidio.

El segundo vídeo da cuenta de la llamada Crisis de los misiles. Lo que se temió que fuese el desencadenante de una guerra nuclear puso a prueba la sagacidad y determinación del joven presidente, que se anotó un importante triunfo al lograr pacíficamente la retirada de los misiles soviéticos de Cuba.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información