William Shakespeare

Parte de los aciertos de William Shakespeare como dramaturgo se deben a su indudable condición de "hombre de teatro": vivió en contacto continuo y apasionado con todo lo que rodeaba las representaciones. La leyenda lo pinta en todo tipo de empleos de mala muerte, entre los que se cuentan el de guardián de caballos a la puerta de los teatros y el de traspunte o criado del apuntador, pasando penurias hasta ser primero actor, luego autor de éxito y finalmente próspero empresario teatral; tal conocimiento del espectáculo, al que debe unirse a su talento poético, fue una de las claves de su éxito. El siguiente vídeo nos acerca a las representaciones teatrales de su época exponiéndonos la historia de The Globe, que fue uno de los teatros de la compañía de Shakespeare.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información