Fernando Botero

El singular universo artístico del colombiano Fernando Botero comenzó a tomar forma cuando, tras haber interiorizado la más variadas influencias, empezó a descubrir las posibilidades expresivas de la deformaciones volumétricas; según sus propias declaraciones, ello ocurrió en 1956, cuando se hallaba trabajando en su obra Naturaleza muerta con mandolina. En el siguiente vídeo, fragmento de una entrevista realizada al pintor en la localidad italiana de Pietrasanta, Botero subraya la importancia de este episodio que le llevó a encontrarse a sí mismo y a partir del cual empezaría, según sus palabras, a "pintar boteros".

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información