J. K. Rowling

Rowling imaginó por primera vez a Harry Potter en 1990 y estructuró las peripecias de su héroe en siete posibles libros, cada uno de los cuales comprendería un año de la vida adolescente del aprendiz de brujo. Como es tradicional en la literatura clásica inglesa, su personaje tendría que enfrentarse a un medio familiar adverso (en este caso a sus odiados tíos) y a las fuerzas del Mal, y sería la magia el camino para vencer las fuerzas oscuras.


J. K. Rowling

Las tramas de la serie Potter son avatares y sorpresas fantásticas que suceden en la vida cotidiana, equilibrio que agrada a sus lectores. Harry Potter, que representa el Bien, recibe la confirmación de que posee poderes mágicos y que debe emplearlos para acabar con un personaje que representa el Mal, Voldemort.

En los libros de Rowling también sobresale la invención de personajes memorables como Ron Weasley, un mago experto de familia pobre; Albus Dumbledore, el director del colegio Hogwarts y el mago vivo más poderoso; Flitwick, diminuto y viejo brujo; Hooch, la profesora de vuelo; Severus Snape, aficionado a la magia negra y jefe de la casa Slytherin, de donde proceden magos tan terribles como Voldemort; los gnomos banqueros, peligrosos seres que custodian los tesoros guardados en Gringotts, a cientos de kilómetros bajo el centro de Londres; Argus Filch, celador del colegio y al que los estudiantes odian, y un largo etcétera.

Otra de las peculiaridades de sus libros es crear una topología pintoresca y memorable con lugares como El Bosque Prohibido, sitio vedado para los estudiantes de Hogwarts, pues allí viven criaturas mágicas; Gringotts, el banco de los magos; Hogsmeade, pueblo enteramente mágico; el Ministerio de Magia; y Andén 9 y 3/4, de donde sale el Hogwarts Express.

Los padres de Harry Potter, también magos, murieron en un enfrentamiento fatal contra Voldemort, el poderoso y oscuro hechicero. Al quedar huérfano, Harry fue recogido en casa de sus tíos, una mediocre familia de clase media que lo maltrata. Al cumplir los once años, se revela su pertenencia al mundo de los magos y es llevado a Hogwarts, una escuela-internado inusual en un mundo paralelo al ordinario donde encontrará verdaderos amigos y maestros, pero donde también tendrá que enfrentarse a temibles y poderosos enemigos.

En la primera entrega de la serie, Harry Potter y la piedra filosofal, Harry Potter, recién ingresado en el internado de Hogwarts, entabla amistad con Ron Weasley y Hermione Granger. El centro es parte de la casa Gryffindor, en la que, según asegura la leyenda, sólo moran los valientes. Pero no todos los personajes que le rodean son amigos, como queda patente tras la aparición de Draco Malfoy, quien se complace en hacer la vida imposible al pobre Harry. Pronto saldrá a escena también el poderoso mago Lord Voldemort, el brujo más perverso de todos los tiempos, que intenta acabar con la vida del protagonista después de haber dado muerte a sus padres. Pero Harry Potter advierte que su peligroso enemigo está ahora mucho más debilitado, por lo que no duda en enfrentarse abiertamente contra él.


Fotogramas de Harry Potter y la Cámara Secreta (2002)

En el segundo libro, Harry Potter y la Cámara Secreta, Ron Weasley y sus hermanos gemelos Fred y George acuden a Privet Drive, en donde Harry Potter está pasando las vacaciones, para rescatarlo de tan espantoso lugar y llevarlo hasta su casa. De regreso al internado de Hogwarts, Harry y Ron encuentran numerosas dificultades para llegar hasta el colegio, debido, entre otras causas, a que pierden el tren que debería conducirles hasta allí.

Cuando finalmente consiguen llegar al centro donde ambos están internos, se encuentran con que Hogwarts está amenazado por un monstruo terrible que ronda por los pasillos e intenta aniquilar a los alumnos de "sangre sucia", es decir, los pertenecientes a la estirpe de los muggles. El terror se ha generalizado incluso entre los profesores, que han decretado desesperadas medidas de seguridad para preservar la vida de los alumnos. Pero será Harry Potter quien se encargue de enfrentarse con el horrible monstruo y, de paso, descubrir los misterios de la inquietante Cámara Secreta.

En la tercera parte, titulada Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Sirius Black, un despiadado asesino dotado de poderes mágicos, acaba de huir de la prisión mágica de Azkaban, en la que había sido encerrado por haber matado a doce muggles y a un mago que había sido compañero suyo de colegio, al que aniquiló con un solo movimiento de varita mágica.

En el solemne Ministerio de la Magia, los magos que lo regentan se han tenido que servir de numerosos hechizos para que los muggles perdieran la memoria de lo ocurrido y acabaran aceptando que la muerte de los suyos fue debida a una accidental explosión de gas. Por Hogwarts corre el rumor de que Sirius Black se ha vuelto loco de remate y sólo quiere acabar con la vida de Harry Potter, por lo que el Ministerio de la Magia envía al internado a una delegación de vigilantes de Azkaban (los famosos dementores), con la misión de atrapar a Sirius. Pero los dementores causan un efecto muy negativo en la escuela, ya que sólo se alimentan de la alegría y la energía positiva de la gente, por lo que la tristeza y la angustia se apoderan de los habitantes de Hogwarts.

En Harry Potter y el cáliz de fuego, cuarta pieza de la serie, Ron está furioso y celoso porque su amiga Hermione, a la que ama en secreto, se ha enamorado de un chico nuevo, Victor Krum. Por su parte, el bueno de Harry Potter ha caído también bajo la tiranía del amor, y bebe los vientos por la joven Cho Chang, recién nombrada capitana del equipo de quidditch de Ravenclaw.


Harry Potter y el cáliz de fuego (2005)

Movido por esta pasión, consigue que Hermione, Ron y su hermano mayor Bill le acompañen a ver jugar al equipo de Cho Chang, que participa en los Mundiales de quidditch que se celebran aquel año. Todo transcurre en aparente calma hasta que, nada más acabar los Mundiales, aparece en el cielo un signo terrible que espanta a todos los que lo contemplan: la marca inconfundible de Lord Voldemort.

El quinto libro, Harry Potter y la Orden del Fénix, comienza tras unas aburridas vacaciones con sus tíos, durante las cuales Harry Potter no ha tenido ninguna noticia de sus amigos Ron y Hermione, Harry Potter va a iniciar su quinto año en el internado de Hogwarts, escuela de magia y hechicería en la que descubrió sus poderes. Pero en Privet Drive es atacado por los dementores, los vigilantes de la prisión de Azkaban, en la que estaba preso Sirius Black.

Harry Potter y el misterio del príncipe relata el sexto curso de Harry Potter en Hogwarts; Lord Voldemort se convierte en una amenaza aun más seria para toda la comunidad mágica y muggle. Harry descubre detalles del pasado del poderoso mago malvado y un Libro de Pociones que tal vez pueda ayudarle a combatir muchos de los terribles peligros que acechan la escuela; el autor de las anotaciones que figuran en el libro es el misterioso "príncipe".

El éxito de Harry Potter radica tanto en la maestría de Rowling para crear un personaje que colma las expectativas fantásticas y aventureras del lector infantil como en su capacidad para ofrecer al público adulto una historia mágica que recupera ese mundo añorado de la infancia, plagado de símbolos que, poco a poco, permitían ir asimilando el complejo universo de los mayores.

La calidad de los personajes recreados, los detalles de ese mundo prodigioso tan cercano al real pero mucho más estimulante, la intriga y resolución de las aventuras han hecho de Harry Potter un best-seller de la literatura mundial y suscitado el fenómeno de la "pottermanía". En 2004, las sucesivas entregas se habían traducido a más de cuarenta idiomas y se habían vendido más de cincuenta millones de ejemplares. Los dos primeros libros fueron llevados al cine por Chris Columbus y el tercero por el mejicano Alfonso Cuarón.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información