Giovanni Amendola

(Nápoles, 1882 - Cannes, 1926) Político y periodista italiano. Iniciados sus estudios de filosofía en Roma, los continuó en Alemania, en la Universidad de Leipzig. Vuelto a Italia, Giovanni Amendola se acercó al joven grupo combativo de intelectuales fundadores, en Florencia, de la revista Leonardo, dirigidos por Giovanni Papini y Giuseppe Prezzolini. Desde entonces su personalidad sobresalió sobre la de los demás, dando a su pensamiento la dirección filosófica metódica que faltaba a los amigos del grupo.


Giovanni Amendola

De ello se dio cuenta el más agudo de sus amigos, Giovanni Papini, y cuando cesó la publicación de Leonardo (1907), se unió más estrechamente a él, animándole a tomar la dirección de la Biblioteca Filosófica de Florencia (1910-11), donde tuvo ocasión de profundizar su pensamiento. Sus meditaciones, estimuladas por las experiencias florentinas, dieron vida a sus escritos filosóficos más representativos: La voluntad y el bien (1911) y Etica e biografía (1915).

A principios de 1912 hubo un distanciamiento de la vida y de las aspiraciones anteriores; dedicado al periodismo, volvió a Roma, primero como corresponsal del Resto del Carlino y después del Corriere della sera. Vinieron unos años de lucha, a la que imprimió una superior espiritualidad y una consecuencia no habituales en el mundo político. Desde el Corriere della Sera defendió la intervención de su país en la I Guerra Mundial, frente a la postura no beligerante de Giovanni Giolitti.

Al producirse la entrada de Italia en la contienda (1915), se alistó como voluntario; alcanzó la graduación de capitán de artillería y fue condecorado con la medalla al valor. Se mostró partidario de las ideas del presidente norteamericano Woodrow Wilson, así como de una política eslava (que se plasmó en el Pacto de Roma) destinada en última instancia a frenar el expansionismo austríaco que, según él, constituía el auténtico enemigo secular del pueblo italiano.

Diputado por la circunscripción de Salerno en 1919, subsecretario de Hacienda en 1920 (en el gabinete de Francesco Nitti) y ministro de Colonias en 1922 (en el de Luigi Facta), Giovanni Amendola vio avanzar la marea fascista, cuyo origen y significado comprendió, sin disimular su apremiante peligro. Contrario al extremismo tanto de derechas, representado por el fascismo, como de izquierdas, del partido socialista, se convirtió definitivamente en enemigo acérrimo de la dictadura impuesta por Benito Mussolini después del asesinato del líder socialista Giacomo Matteotti (1924) y de la aprobación de una ley claramente anticonstitucional, la Ley Acerbo.

Amendola fue uno de los diputados que abandonaron el Parlamento como acto de protesta por aquel crimen y contribuyó a la formación de un nuevo partido, la Unión Democrática Nacional, que trató sin éxito de oponerse al nuevo régimen. En 1925 sufrió, de manos de escuadras fascistas, varias agresiones en Roma y en el balneario de Montecatini, con tal gravedad que falleció meses después en una clínica de Cannes.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información