Alonso Fernández de Avellaneda

Seudónimo, no identificado, que utilizó el autor del Quijote apócrifo publicado en Tarragona en 1614 (Segundo tomo del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha), que pretende ser continuación de la primera parte escrita por Miguel de Cervantes. El desconocido autor era enemigo de Cervantes y sacó esa segunda parte antes que él para perjudicarle.


Primera edición del Quijote de Avellaneda

En la versión de Avellaneda, llegan a la aldea de Don Quijote unos caballeros que van a Zaragoza a participar en unas justas. Uno de ellos es don Álvaro Tarfe, que se aloja en casa del hidalgo. Don Quijote marcha con ellos a participar en el torneo, acompañado de Sancho, y haciéndose llamar el Caballero Desamorado, porque ha renunciado a Dulcinea. En Alcalá y Madrid le suceden increíbles aventuras. Sancho se queda en la última ciudad sirviendo a un marqués; finalmente, Álvaro Tarfe hace recluir a Don Quijote en un manicomio de Toledo.

La obra de Avellaneda demuestra una completa incomprensión de los personajes cervantinos y no puede sufrir la comparación con el original. Cervantes estaba escribiendo el capítulo LIV de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha cuando le llegó el libro de Avellaneda, y para contradecirle varió el plan de la novela, haciendo que Don Quijote se encaminase a Barcelona. Cervantes hizo además que los propios Don Quijote y Sancho leyesen el libro de Avellaneda y lo ridiculizasen.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información