Federico Martín Bahamontes

(Alejandro Martín Bahamontes; Santo Domingo-Caudilla, 1928) Ciclista español. Considerado el mejor escalador de todos los tiempos, Federico Martín Bahamontes basó todos sus éxitos (especialmente en el Tour de Francia, que ganó en 1959) en sus espectaculares exhibiciones en la alta montaña, por las que se ganó el merecido sobrenombre de «el Águila de Toledo».


Bahamontes

Siendo todavía un niño se trasladó, junto con su familia, a Toledo, ciudad en la que su padre encontró trabajo como guardia jurado. En 1948 dispuso de su primera bicicleta, y aquel mismo año demostró sus extraordinarias cualidades para la práctica del ciclismo al obtener la victoria en la Vuelta a Ávila, la primera carrera por etapas en la que participó.

Profesional desde 1954, destacó por su habilidad en la gran montaña, así como por su carácter temperamental y excéntrico. Tal fama se originó ya en el Tour de 1954: tras coronar en solitario el Col de Romeyère, se apeó de la bicicleta y pidió un helado, que se comió mientras llegaban los demás participantes; periodistas y corredores de otras nacionalidades no daban crédito a sus ojos. Lo cierto es que una avería en los radios le había obligado a destensar el freno, por lo que el descenso a tumba abierta era una temeridad, y prefirió esperar el coche de apoyo, aunque eso le supusiera perder la ventaja obtenida.

Federico Martín Bahamontes fue el mejor escalador en seis ediciones del Tour de Francia (1954, 1958, 1959, 1962, 1963 y 1964), récord que no sería igualado hasta 1983 por el belga Lucien van Impe, y que finalmente superaría el francés Richard Virenque en 2004. Ganó además el Tour de Francia en 1959, lo cual lo convirtió en el primer español en conseguir este logro: a su regreso a España fue recibido con honores de campeón y nombrado mejor deportista del año. En esta misma prueba, la más importante del calendario ciclista, había sido cuarto en 1957, y obtendría un segundo puesto en 1960 y un tercero en 1961.

A lo largo de su trayectoria deportiva tuvo como principales contrincantes en la carretera al español Jesús Loroño (con el que mantuvo una gran rivalidad) y a las principales figuras del ciclismo internacional de su tiempo: los franceses Jacques Anquetil y Louison Bobet, el italiano Fausto Coppi (del que fue gran amigo) y el luxemburgués Charly Gaul. Llamado por su procedencia y por su dominio de las alturas «el Águila de Toledo», en su palmarés figuran también un Campeonato de España, dos Vueltas a Asturias, una Vuelta a Madrid y una Vuelta a los Puertos. Se retiró del deporte en 1965, tras lo cual abrió una tienda de material deportivo en Toledo.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información