San Basilio el Grande

(Cesarea, 329- id. 379) Padre de la Iglesia. Pertenecía a una familia de antigua tradición cristiana: su madre Emelia, su hermana Marina, sus hermanos Gregorio de Nisa y Pedro de Sebaste son venerados como santos. Estudió en Constantinopla y en Atenas e intimó con su condiscípulo Gregorio Nacianceno. Conoció también al emperador Juliano. Concibió entonces el deseo de consagrarse al ahondamiento espiritual: recibió el bautismo, visitó a eremitas de Oriente y marchó a un cenobio no lejos de Neocesarea. Ordenado en 364, fue elegido obispo de Cesarea (370). Contrario al arrianismo, se negó a abrir sus iglesias a los herejes e hizo caso omiso de las amenazas del emperador. Fue, sobre todo, el iniciador de la vida cenobítica. Entre sus muchas obras, cabe destacar numerosas homilías, tratados sobre la vida monástica y un abundante epistolario.