Rafael Benjumea

(Rafael Benjumea y Burín, Conde de Guadalhorce; Sevilla, 1876 - Málaga, 1952) Político e ingeniero español. Procedente de una familia adinerada de terratenientes andaluces, se formó en Sevilla y Madrid, donde superó con el primer puesto de su promoción el curso de la Escuela de Ingenieros de Caminos madrileña.

Desde 1901 hasta 1925 construyó presas hidroeléctricas para empresas privadas en el sur de España. Participó en la vida política y durante la dictadura de Primo de Rivera, de diciembre de 1925 a enero de 1930, fue ministro de Fomento.

Hasta 1948 permaneció en exilio voluntario en Francia (1931-1933) y Argentina (1933-1948). En este último país contribuyó a planificar y construir el Metropolitano de Buenos Aires. En 1951, el general Francisco Franco lo nombró director de la RENFE. Sus primeras realizaciones importantes fueron el pantano del Chorro en el curso del río Guadalhorce, que irrigó 20.000 hectáreas y electrificó la zona, así como la presa de Jandula en el río Guadalquivir junto a Bailén, también para fines hidroeléctricos y de riego.

Como ministro, creó varios organismos para descentralizar la planificación de las obras públicas, como el Circuito Nacional de Firmes Especiales (1929), las Confederaciones Hidrográficas (1926) y el Consejo de Energía (1929), este último para coordinar la producción eléctrica nacional. De mentalidad regeneracionista y seguidor de Joaquín Costa, consideraba el agua como un recurso tanto agrícola como industrial, y pensaba que el colectivismo era la mejor fórmula para su utilización nacional.

En 1951 fue elegido miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y nombrado presidente del Consejo de Obras Públicas. Sus obras más notables son Acción colectiva para el desarrollo hidroeléctrico (1950) y Proceso evolutivo del aprovechamiento de la riqueza hidráulica de España (1951).