Léon Bonnat

(Bayona, 1833 - Monchy-Saint-Eloi, 1922) Pintor francés. Comenzó su formación artística en España, donde estudió bajo la tutela de los pintores como José de Madrazo. De regreso a Francia, ingresó en la Escuela de Bellas Artes en 1854 y se incorporó al taller del maestro León Cogniet.


Autorretrato (1855) de Léon Bonnat

Léon Bonnat se presentó en diversas ocasiones al Premio de Roma, concurso de pintura dotado con una pensión que permitía al ganador una estancia en la capital italiana. Sólo en la tercera ocasión en que presentó obra al concurso recibió un segundo premio, pero gracias al apoyo del Consejo de su ciudad natal, Bayona, se le garantizó una pensión que le permitió trasladarse a Roma, donde permaneció hasta 1861.

De su obra producida en Roma remitió al Salón de 1861 el cuadro de temática religiosa El buen samaritano, que fue adquirido por el estado. Su brillante carrera y su reconocimiento público tuvo como colofón su nombramiento de director de la Villa Médicis. Tras exponer el Retrato de Monsieur Thiers en la Exposición Universal de 1878, ganó fama como retratista.

Su éxito en esta faceta le proporcionó una considerable fortuna, parte de la cual la invirtió en la adquisición de obras de arte, especialmente pinturas y dibujos de maestros antiguos. Poco antes de fallecer en septiembre de 1922 en el castillo de Monchy-Saint-Eloi, aquejado de un cáncer de garganta, legó su impresionante colección de pinturas y dibujos de maestros antiguos al Museo de Bayona.


Niña romana en una fuente (1875), de Léon Bonnat

Las primeras obras de Léon Bonnat son de temática religiosa y están claramente influidas por la pintura española del XVII, que conoció profundamente durante su estancia en España. En El buen samaritano combinó la influencia tenebrista de la pintura española con un realismo de carácter casi fotográfico. También siguen esta línea su Cristo en la Cruz y El martirio de San Dionisio.

Pero la parte de su producción que mayor éxito y beneficio le reportó fueron los retratos, en especial de los personajes importantes de la Tercera República, la mayoría de los cuales posaron para él. Su tratamiento realista del retrato le facilitó el favor del público. Bonnat también ejerció como maestro, práctica en la que demostró una capacidad tan afinada como en la ejecución de sus retratos. Contó entre sus alumnos con pintores como Toulouse-Lautrec y Georges Braque. Junto con Carolus-Duran (1837-1917), Bonnat es considerado el principal representante del retrato naturalista de sociedad.