William Booth

(Nottingham, 1829 - Londres, 1912) Predicador y reformador británico que fundó en 1878 el Ejército de Salvación, del que se declaró primer general, cargo en el que le sucedería su hijo William Bramwell Booth (1856-1929).


William Booth

De origen judío, Booth pertenecía a la clase obrera y tuvo una juventud bastante desdichada. Como aprendiz de un prestamista, conoció la miseria que se escondía en aquellos suburbios obreros formados bajo el auge de la revolución industrial. A los quince años abandonó el anglicanismo para adherirse al metodismo: movido por Feargus O'Connor, experimentó el llamado a la "conversión". Cuando tenía diecisiete años comenzó a predicar, siguiendo el ejemplo de un evangelista americano, en los barrios de Nottingham. Luego se trasladó a Londres, donde trabajó como asistente de un prestamista y como predicador laico.

Como estaba en desacuerdo con la doctrina salvacionista de los congregacionalistas, a los que estaba intentando unirse, se incorporó a la congregación del Nuevo Metodismo (1854). Tras una breve estadía en el seminario de Londres, William Booth se convirtió en un destacado predicador y recibió las órdenes en 1858. Para entonces ya había contraído matrimonio (en 1855) con Catherine Mumford (1829-1890), que secundaba las inquietudes religiosas de su esposo.

El éxito de su predicación le dio a entender a Booth que Dios le llamaba a convertirse en un predicador itinerante, por lo cual dejó su denominación, se declaró independiente y pudo mejorar sus ingresos económicos. Mientras predicaba en Londres en 1865, puso en marcha el Ejército de Salvación, del que fue de por vida su "primer general". Profundamente conmovido por las miserias que padecían las gentes de la calle, los sin hogar, colaboró con W. T. Stead y escribió su obra In Darkest England and the Way Out (1890), que conoció un gran éxito.

Booth se propuso mejorar las condiciones materiales de aquellas gentes para poder llevar a cabo su regeneración espiritual. En esto, como en su actividad misionera, no le faltaron dificultades, pero gracias a su perseverancia triunfó. A la hora de su muerte era tenido por héroe nacional. Booth era un biblista que en su predicación insistió siempre en el sacrificio de Jesucristo, en el sentido de la conversión y en la perfección cristina.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información