César Borgia

(César Borja o Borgia, duque de Valentinois; Roma, hacia 1475 - Viana, Navarra, 1507) Eclesiástico y político italiano, destacado miembro de la casa de los Borgia. Modelo de ambición e inteligencia, amante de la cultura tanto como de la guerra y político sin escrúpulos, César Borgia fue uno de los hombres más admirados y temidos de su época.


César Borgia

César Borgia nació probablemente en Roma, en 1475 o 1476, hijo natural del cardenal Rodrigo Borgia (futuro papa Alejandro VI) y de su amante más conocida, Vannozza Catanei. Su educación se orientó hacia la carrera religiosa, y gracias a la bula de 1480, por la que su padre lo libraba de la mancha de la ilegitimidad que pesaba sobre él, acumuló desde muy joven todo tipo de cargos y dignidades eclesiásticas. En 1492 fue nombrado arzobispo de Valencia y un año después alcanzó el rango de cardenal. Aunque había nacido en Italia, y allí pasó la mayor parte de su vida, tanto su familia como sus antecedentes culturales tenían esencialmente raíces españolas.

En 1498, convencido de que su vocación no era la iglesia, César Borgia renunció al capelo cardenalicio. A partir de ese momento se dedicó a dirigir los asuntos políticos del papado, urdiendo toda clase de intrigas con el fin de asegurar el poder de los Borgia. Utilizó para ello todos los medios a su alcance, desde la traición hasta el asesinato de quien se opusiera a sus designios.

En 1498 consiguió una alianza con Luis XII de Francia y contrajo matrimonio con Carlota de Albret, hermana de Juan de Navarra. Al año siguiente emprendió la conquista de diversos territorios de la Italia central. En 1500 mandó matar al segundo marido de su hermana, Lucrecia Borgia, y en 1503, cuando se preparaba para eliminar también a la familia de los Orsini, el repentino fallecimiento de Alejandro VI lo obligó a modificar sus planes, pues el nuevo papa, Julio II, era el principal enemigo de los Borgia.

Tras arrebatarle sus posesiones en la Romaña, Julio II mandó apresar a César Borgia y a continuación lo envió a España, primero al castillo de Chinchilla, cerca de la ciudad de Valencia, y más tarde a Medina del Campo. De allí escapó en 1506 para ponerse al servicio de su cuñado, el rey de Navarra. César Borgia murió en 1507, cerca de Viana, como consecuencia de las heridas recibidas en una refriega local con rebeldes navarros.

La compleja personalidad de César Borgia inspiró el tratado político de su contemporáneo Nicolás Maquiavelo, El príncipe. Su maestría en el campo de batalla, unida a una lúcida visión de las medidas que había que tomar en cada momento, le ganaron su prestigio como soldado. Un temperamento lleno de contrastes, en el que se combinaba una desmedida ambición de poder y el gusto por las artes, completa el cuadro de un personaje aborrecido y temido en su época, pero con innegables cualidades que Maquiavelo consideró imprescindibles para el perfecto príncipe renacentista.