Clemente VII [Giulio de Médicis]

(Giulio Zanobi di Giuliano de' Medici, llamado Giulio o Julio de Medici o de Médicis; Florencia, 1478 - Roma, 1534) Papa (1523-1534). El pontificado de Clemente VII se caracterizó por su voluntad de mantener la independencia papal frente a la monarquía hispánica, así como por la eclosión de la Reforma luterana, que se extendió por Europa y acabó provocando la ruptura con Enrique VIII de Inglaterra.


Clemente VII [Julio de Médicis]

Arzobispo de Florencia y cardenal desde 1513, tras haber sido secretario de Estado ocupó el solio pontificio a la muerte de Adriano VI (1523), en un momento en el que se recrudecían las luchas por la posesión de Italia entre el emperador Carlos V (I de España) y Francisco I de Francia. Temeroso del poder de Carlos V, Clemente VII se inclinó por el bando francés, aliándose en 1526 con Francisco I de Francia en la Liga Santa de Cognac.

En 1527 se vio forzado a huir de Roma ante el avance de las tropas amotinadas del emperador Carlos V, que sometieron a la ciudad a un espantoso saqueo (el célebre «saco de Roma»). Clemente VII estuvo confinado en el castillo de Sant'Angelo hasta que se avino a las pretensiones de Carlos V: su coronación como emperador (hecho que se produjo en Bolonia tres años más tarde) y la celebración de un concilio para reformar la Iglesia y detener el avance del luteranismo en Alemania.

De este modo, pese a su alianza con Francisco I de Francia, el papa no pudo evitar la supremacía en Italia del Carlos V, y se vio obligado a acercarse al emperador ante los saqueos de Barbarroja y el creciente poderío de los turcos, paradójicamente aliados de Francia. Indiferente sin embargo a los esfuerzos imperiales por conseguir la reconciliación pacífica con los protestantes mediante la reforma de la Iglesia, Clemente VII se demoró en convocar el concilio, lo que favorecería la difusión del protestantismo.

Por otra parte, su carácter indeciso lo incapacitó para adoptar una postura enérgica ante el cisma anglicano, provocado por su negativa a conceder la anulación matrimonial a Enrique VIII de Inglaterra y por la posterior excomunión del monarca inglés. La ruptura de Inglaterra con Roma, consumada entre 1533 y 1534, abrió el camino al protestantismo en aquel país. Como resultado de todo ello, durante el pontificado de Clemente VII (cuya mayor preocupación había sido mantener la influencia de los Medici en Florencia frente al acoso de España y Francia), se perdió para la Iglesia Católica buena parte del norte de Europa.