Michael Crichton

(John Michael Crichton; Chicago, Illinois, 1942 - Los Ángeles, 2008) Novelista estadounidense. Graduado en antropología y etnología, se dedicó a escribir novelas de misterio, con base científica, entre ellas, La amenaza de Andrómeda (1969), El hombre terminal (1972), Almas de metal (1973), Esfera (1987) y, finalmente, la que le daría mayor popularidad, Parque jurásico (1990). En la segunda mitad de los noventa fueron llevadas al cine sus novelas Congo (1995) y Esfera (1998) y publicó Airframe (Punto crítico, 1996). Colaborador habitual de la industria televisiva, fue el creador de la teleserie Urgencias (1994).


Michael Crichton

La faceta más conocida de Michael Crichton es sin duda la de autor de best-sellers de gran precisión científica y documental, muchos de ellos adaptados con gran éxito al cine, y en los que la amenaza que representa un desenfrenado progreso científico es uno de los temas recurrentes. Destaca particularmente entre ellos Parque jurásico (1990), libro que tras ser llevado al cine por Steven Spielberg inauguró la "dinomanía" de los años noventa. John Hammond, el multimillonario dueño de Jurassic Park, invita a Alan Grant y a Ellie Sattler, dos reconocidos paleontólogos, a visitar su nuevo parque temático, situado en una remota isla cerca de Costa Rica. El hallazgo de Hammond y su equipo de científicos consiste en haber creado nuevos ejemplares de dinosaurios a partir de la alteración genética de ADN fosilizado. Grant y Sattler inician un recorrido motorizado por el parque en compañía del matemático Ian Malcolm y de Lex y Tim, los nietos del megalómano Hammond.

Cuando fallan los sistemas de seguridad durante una fuerte tormenta, los privilegiados visitantes se ven sometidos al poder destructivo de unos seres prehistóricos que nunca debieron ser resucitados. A pesar del esmero en justificar la premisa argumental y de la debilidad de los personajes, Parque Jurásico es una lograda novela de intriga. De la versión cinematográfica de Steven Spielberg, estrenada en 1993, sobresalen los apabullantes efectos visuales utilizados para crear a los dinosaurios: la escena en la que el todoterreno de Grant, Sattler y Malcolm es perseguido por el inmenso Tyrannosaurus rex produce auténtico terror. La novela tuvo su continuación en El mundo perdido (1995), llevada también a la gran pantalla por Spielberg en 1997.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información