Beltrán de la Cueva

(Úbeda, c. 1440 - Cuéllar, 1492) Político castellano. Tras ocupar diversos cargos en la corte, en 1460 sustituyó Juan Fernando Pacheco, marqués de Villena, como valido del rey Enrique IV de Castilla, y dos años más tarde integró el Consejo Real.

Su poder en la corte aumentó a medida que crecía la oposición al monarca, encabezada por Villena y Alonso Carrillo, y obtuvo diversas prebendas. Este favoritismo alentó los rumores sobre sus relaciones con la reina, Juana de Portugal, que llegaban a atribuirle la paternidad de Juana la Beltraneja, cuyo despectivo sobrenombre procede precisamente de esta supuesta paternidad.

En 1464 se le concedió el maestrazgo de Santiago, lo que levantó a los nobles contra él y contra el rey Enrique IV; en 1465 fue desposeído de sus derechos sobre la orden, pero compensado con el ducado de Alburquerque y varias villas. Los nobles, descontentos, volvieron a rebelarse, pero fueron vencidos en la batalla de Olmedo (1467), en la que la participación de Beltrán de la Cueva resultó decisiva.

Al nombrar Enrique IV heredera a su hija Isabel (la futura Isabel la Católica), Beltrán de la Cueva se retiró a sus dominios en Cuéllar (1468) y reapareció sólo para apoyar a los Reyes Católicos en las luchas por la sucesión al trono castellano y en la guerra de Granada.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información