Du Fu o Tu Fu

(Du Fu, Tu Fu o Thu Fu; Duling, 712 - Leiyang, 770) Poeta chino. Alcanzó una gran perfección en la técnica del género shi. Escribió poemas de temática social y política (Canciones de los carros de guerra), meditaciones (Sobre el otoño) y textos autobiográficos (Yendo de la capital a Feng Xian).


El poeta chino Du Fu o Tu Fu

Descendiente de una importante familia de funcionarios, después de realizar estudios en la capital se marchó, con apenas quince años, a recorrer los caminos y ríos de China. Viajó durante varios años, al mismo tiempo que proseguía su formación literaria y comenzaba a escribir. A los 24 años regresó para pasar los exámenes imperiales, concurso muy severo que daba acceso a los puestos importantes, en los que, a pesar de su erudición, fracasó.

Tu Fu abandonó nuevamente la capital para continuar viajando; dividía su tiempo entre las grandes cacerías en el valle del Houang-heu y la lectura de filósofos y poetas. A los treinta años se estableció durante algún tiempo en Lo-yang, capital del Este, donde trabó amistad con el poeta Li Po. Pero la necesidad de buscar un puesto seguro lo hizo regresar a Chang-an en momentos en que el reinado del emperador Siuan-tsong se encaminaba hacia el fracaso.

Cuando por fin obtuvo un empleo, estalló la revuelta que ensangrentaría China durante largos años. Nombrado censor por el emperador, Tu Fu debió recorrer un imperio en ruinas, en el cual las fuerzas imperiales perseguían a los hombres válidos para su reclutamiento forzoso. Reflejó ese espectáculo cruel en muchos poemas célebres, y pasó los últimos años de su vida en el oeste del valle del Yangtse, ayudado económicamente por amigos que ocupaban puestos de gobernadores de provincia.

Su obra se adapta perfectamente a las reglas que habían sido fijadas dos siglos antes: metros de cinco o siete pies, rimas, alternancias de tonos en el interior de los versos. Su experiencia humana se refleja en sus composiciones: las amistades con los grandes poetas y letrados de su tiempo, el afecto por los suyos, la compasión por las miserias del pueblo, la preocupación por su país y el orgullo por la historia nacional. Sus poesías fueron reunidas en el Compendio y comentario de las poesías de Tu Fu, bajo el reinado del emperador Kao Tsong (1736-1796).

Compilado por Yang Lung (o Yang Shihho), el Compendio y comentario de las poesías de Tu Fu, de título original Tu Shih Ching Ch'üan, se divide en veinte tomos ordenados según la cronología de la vida del poeta, y refleja fielmente sus experiencias. Los tomos I, II y III contienen las poesías de Tu Fu de los veinte a los cuarenta años; los tomos IV, V y VI van de los cuarenta a los cuarenta y siete años; los tomos VII-XIII, de los cuarenta y siete a los cincuenta y cuatro años; los últimos corresponden a su vejez. De este modo, todas las poesías de Tu Fu se pueden agrupar en cuatro períodos; los tres primeros contienen de 130 a 140 composiciones cada uno.

Las poesías del primer grupo están penetradas de un vivo espíritu juvenil y del ardor de la reforma social. El segundo grupo corresponde al período más azaroso de la vida del poeta: describe con dolida elocuencia y con vivo realismo las miserias, los dolores y las ruinas de la guerra civil, afirmando su fidelidad hacia el emperador y augurando la victoria del orden. El tercer período contiene poesías de diverso carácter en los temas y en los sentimientos. Tu Fu, sacudido por la tremenda rebelión, ha apagado en sí el celo político, y aplaca su espíritu en la contemplación de la belleza de la naturaleza; se entrega, pues, a cantar los sugestivos paisajes montañeses, si bien permitiéndose algún que otro lamento sobre las ruinas de la sociedad. El cuarto período, por último, contiene cerca de seiscientas poesías. En ellas el poeta, ya viejo, rememora sus pasados días, recuerda a los amigos y llora su vejez.

Las poesías de Tu Fu son consideradas como superiores a todas las obras poéticas de la China; la tradición le ha concedido el título de "Poeta sagrado". Su estilo es elegantísimo y muy selecto, el sentimiento es lleno y real, y el espíritu que le anima se halla plenamente en la línea de Confucio. Entre las más celebradas poesías de Tu Fu cabe citar Shih Hao Li [El gobernador de Shih Hao], Tung Kuan Li [El gobernador de Tung Kuan], Hsin Hun Pieh [La separación de los recién casados], Tzú Lao Pieh [La separación del viejo], Wu Chia Pieh [La separación del hombre sin hogar] y Tzú Ching Fu Fêng Hsien Yung Huai [Mis pensamientos durante el viaje de la capital a Fêng Hsien].

Tu Fu evoca en este último poema los más pintorescos y delicados episodios de su viaje a través de un país devastado por la guerra, y medita sobre las miserias sociales y las desventuras de los humildes. Los poemas dedicados a los gobernadores son didácticos, llenos de consejos y de solemnes sentencias morales. En las tres poesías de "Separaciones", el poeta describe las especies de separaciones más crueles y más desoladoras. En La separación de los recién casados la nueva esposa, después de la primera noche de bodas, llora desolada la partida del marido a la guerra.

En La separación del viejo el protagonista, obligado a salir para hacerse cargo de la vigilancia de una lejana fortaleza de la frontera, se despide de la familia sin esperanza de volverla a ver, y las palabras de la vieja consorte, que le recomienda que no descuide la comida y el vestido, le suscitan un dolor indecible. Y en La separación del hombre sin hogar un joven, por fortuna escapado de la muerte en la guerra, regresa a buscar su casa, pero la encuentra sin techo, sin puerta y sin un alma viviente. El prefecto del lugar, apenas se ha enterado de su regreso, le reclama inmediatamente a las armas; el joven, destrozado, dice irónicamente que la partida le será más fácil, porque ya no tiene casa ni familia de las que separarse.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información