Karl Eugen Dühring

(Berlín, 1833 - Nowawes, 1921) Profesor de mecánica, abogado, filósofo y economista alemán. Una enfermedad de la vista le llevó a dejar la abogacía en 1859. Se dedicó a dar clases de filosofía en la Universidad de Berlín, y creó un sistema que intentaba conciliar el positivismo de Auguste Comte con el materialismo ateo de Ludwig Feuerbach. En él se afirma la bondad natural del hombre (a la manera del pensador socialista Charles Fourier), lo que en última instancia debería suponer la superación de la contradicción entre individuo y sociedad. Sus pensamientos socioeconómicos, en cambio, no propugnaban la eliminación del capitalismo, sino sólo la de sus abusos, mediante un sólido movimiento obrero. Sus obras más conocidas son Naturaleza de la dialéctica (1865), Historia crítica de la economía política y el socialismo (1871) y Curso de economía política y social (1873).


Karl Eugen Dühring

Eugen Dühring fue profesor libre de la universidad de su ciudad natal (1863) y se ocupó de temas de economía, filosofía, mecánica, política, sociología y literatura, aun cuando sin sobresalir en ninguna materia. En 1874, tras el litigio planteado con la universidad a causa de los ataques contenidos en su Kritische Geschichte der Allgemeinen Prinzipien der Mechanik (1873), Dühring hubo de abandonar la enseñanza. A pesar de la ceguera que le afligió, impidiéndole la publicación de muchas de sus obras, entregó a la imprenta varias de ellas, las más importantes de las cuales son Natürliche Dialektik (1865), Wert des Leben (1865), Kapital und Arbeit (1865), Kritische Geschichte der Philosophie (1869), Kritische Geschichte der Nationalökonomie und des Sozialismus (1875), Logik und Wissenschaftstheorie (1878), Sache, Leben und Feinde (autobiografía, 1882), Die Grossen der modernen Literatur (1893) y Filosofía de la realidad (1895).

En la actualidad, sin embargo, Karl Eugen Dühring es recordado casi exclusivamente por el título compendiado (Antidühring) de la obra crítico-filosófico-histórica de Friedrich Engels, escrita para aclarar las ideas de los socialdemócratas alemanes, que se habían dejado entusiasmar por las doctrinas del más o menos genial y perseguido profesor. Dühring, en efecto, conoció por aquel entonces (hacia 1865-75) un momento de gran notoriedad a causa de la oposición de la universidad, que le impidió alcanzar la cátedra oficial, y por su proclamado socialismo "más a la izquierda que Marx".

Sobre la base de ideas positivistas (pensar y sentir no son sino estados de excitación de la materia), Dühring defiende a toda costa, con la caprichosa extravagancia de la originalidad, su doctrina del socialismo individualista (modificada por el norteamericano Carey), que ha de realizarse mediante la libre iniciativa y después de una reforma moral culminada en la autoeducación del individuo y de su carácter peculiar, e inclinada, de manera optimista, al mejoramiento de la vida individual y social (en sustitución de la religión).

Se consideró siempre como el genio del siglo, perseguido e incomprendido; después de su muerte, esta misma opinión fue compartida por una pequeña secta de socialistas alemanes. En realidad, en su producción (que cesó hacia los últimos años del siglo XIX, aunque el grupo sobreviviera largo tiempo) se encuentran animadas y útiles notas polémicas y críticas contra la cultura alemana oficial coetánea. Sin embargo, la basteza de la filosofía de Dühring y el carácter superficial de sus textos, debido a la "universalidad" de sus intereses, permiten comprender el olvido al cual se vio relegado ya muchos años antes de su muerte, a pesar de que no justifiquen por completo la persecución académica que lo fustigó y amargó para siempre.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información