Lucien Febvre

(Nancy, 1878 - Saint-Amour, Jura, 1956) Historiador francés. Fundó en 1929 con Marc Bloch los Annales d'histoire économique et sociale. En su primera época recibió la influencia de Henri Pirenne y de Paul Vidal de la Blache. En su primer libro Felipe II y el Franco Condado expuso su concepción básica de la historia, que consistía en no escribir sobre los hechos, sino de los hombres y las sociedades. Investigó la mentalidad religiosa desde diferentes puntos de vista en obras como Martín Lutero: un destino (1928) y El problema de la incredulidad en el siglo XVI: la religión de Rabelais (1942). En Combates por la historia (1953) resumió sus concepciones sobre la historia y las opuso a las de la generación anterior.


Lucien Febvre

Lucien Febvre dejó una profunda huella en la historiografía contemporánea, tanto por su innovadora actividad de investigador sobre el mundo del siglo XVI como por el papel que desempeñó a partir de la década de 1930 en algunas de las instituciones culturales más prestigiosas de Francia, pero sobre todo por la significación que tuvo la extraordinaria experiencia de los Annales d'histoire économique et sociale (fundados por él mismo en 1929 junto con Marc Bloch), palestra de una nueva manera de hacer historia que requería la colaboración entre disciplinas y conocimientos diversos.

La formación de Lucien Febvre se había desarrollado de manera ortodoxa, y desde el instituto de provincias había pasado a París, a la École Normale Supérieure y a la Fondation Thiers. Sin embargo, el punto fundamental fue su llegada a la activa París de principios de siglo, animada por fermentos culturales nuevos y vitales, en la que el joven Lucien recibió de un lado los estímulos procedentes del impresionismo y de la nueva música, y del otro, la influencia de revistas como el Année sociologique de Émile Durkheim y la Revue de synthèse de Henri Berr.

Su tesis doctoral sobre la lucha entre la nobleza y la burguesía en tiempos de Felipe II (Felipe II y el Franco Condado, 1911), libro admirable y original, basado en una documentación nueva y muy extensa, nació justamente de la exigencia de liberarse de los esquemas demasiado rígidos de la historiografía académica; en el centro de este tratado no se encontraba el príncipe, sino la pequeña provincia montañesa, su pueblo, su evolución.

Lucien Febvre inició su actividad docente en la universidad un año más tarde, en Dijon; después de la Primera Guerra Mundial, se le requirió en 1919 en la Universidad de Estrasburgo, desde donde en 1933 se ocupó de la cátedra de Historia de la Civilización Moderna, instituida para él en el Collège de France. Durante estos años se fue definiendo su ambicioso proyecto de una historiografía inserida de forma plena entre las disciplinas humanísticas, junto con la antropología, la psicología, la lingüística y la geografía. En La tierra y la evolución humana (1922), analizaba la red de relaciones entre sociedades humanas y recursos naturales, y reivindicaba contra todo determinismo geográfico el papel activo del hombre frente al ambiente.

La misma práctica fecunda de colaboración con disciplinas diferentes otorgaría peso a sus obras sucesivas, desde la biografía de Lutero (Martín Lutero: un destino, 1928) y el ensayo sobre los orígenes de la Reforma protestante en Francia (Una cuestión mal planteada, 1928), hasta los estudios sobre Rabelais (El problema de la incredulidad en el siglo XVI: la religión de Rabelais, 1942). Febvre afrontaba con estos trabajos el estudio de la mentalidad, de la religión vista como expresión de la sensibilidad popular, abriendo campos nuevos e inexplorados de investigación a los expertos.

Prosiguió su batalla contra la «histoire historisante» o la «histoire bataille» con un gran número de ensayos y artículos que año tras año publicó sobre cuestiones de método, como Combates por la historia (1953), y sobre sus temas preferidos de investigación, como En el corazón religioso del siglo XVI (1957). Su prestigio y su papel en la historiografía francesa fueron indiscutibles.

Después de que hubieran quedado interrumpidos por la Segunda Guerra Mundial tanto la experiencia de los Annales como el trabajo del comité de la Encyclopédie française permanente, de la que había sido presidente desde 1935 hasta 1940, Febvre, que durante los años del conflicto había publicado prácticamente sólo las Mélanges d'histoire sociale, fue nombrado en 1948 presidente de la VI sección de Ciencias Económicas y Sociales del Conseil National de la Recherche Scientifique, del que fue miembro directivo y presidente de la Comisión de Historia. Presidente también del Comité de Historia de la Segunda Guerra Mundial, como delegado francés en la Unesco participó en la constitución de la Comisión Internacional para la Historia del Desarrollo Científico y Cultural de la Humanidad, que en 1951 le confió la dirección de los Cahiers de l'histoire mondiale.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información