Narciso Feliu de la Peña

(Narcís Feliu de la Penya i Farrell; Barcelona, ? - id., 1712) Abogado, economista e historiador español. Se hizo famoso por su defensa del proteccionismo y de la simplificación fiscal. Participó en la fundación de la compañía textil Santa Cruz (1690) y representó a Cataluña en la Junta Central de Comercio. Durante la guerra de Sucesión apoyó al archiduque Carlos de Austria. Es autor de Anales de Cataluña, entre otras obras.

Miembro de una destacada familia de comerciantes oriunda de Mataró (Barcelona) y documentada desde el siglo XIV, una de cuyas ramas fijó su residencia en Barcelona, Narciso Feliu de la Peña (Narcís Feliu de la Penya en catalán) estudió derecho en su ciudad natal, donde también se doctoró, y a partir de ese momento pasó a ser uno de los abogados más importantes de los gremios relacionados con la industria textil.

La crisis mercantil que se produjo en España en 1680 le llevó a comisionar a un grupo compuesto por seis artesanos, Antoni Burgada, Josep Gou, Francesc Cortines, Jacint Cantarell, Josep Prats y Marià Julian, para que viajasen por Flandes, Francia y Alemania durante año y medio, con el fin de que conociesen las nuevas tecnologías industriales y de que trajesen telares franceses y varios operarios a Cataluña.

Los cuatro gremios textiles más importantes de Barcelona, los pelaires, terciopeleros, veleros y sombrereros, le encargaron la redacción de una proclama proteccionista, titulada Político discurso (1681), en la que Feliu de la Peña achacaba los problemas económicos que sufría España a la excesiva dependencia de las manufacturas extranjeras; para salir de la crisis solicitaba la prohibición de la entrada de productos extranjeros y la exportación de materias primas, y una reforma fiscal que conllevase la unificación de impuestos.

Dos años más tarde apareció Fénix de Cataluña, obra dedicada al rey Carlos II (1665-1700) y redactada en colaboración con el comerciante de lienzos Martí Piles. Fue considerada como el manifiesto del resurgir económico catalán y recogía el proyecto del establecimiento de una compañía que tomaría el nombre de Compañía Provincial de Comercio y que se financiaría mediante aportaciones idénticas de sesenta directores y fundadores (en total, doce mil doblones), la emisión de acciones (48.000 doblones) y la de obligaciones con un interés del 3%. Tal compañía se constituiría con una estructura en la que las tres cuartas partes de su representación estarían conformadas por banqueros, mercaderes, artistas y menestrales, y el cuarto restante por ciutadans (militares y nobleza); también proponía la conquista del mercado americano, idea que quedó recogida en la petición de dos buques anuales de comercio con América.

Esta obra tuvo su eco en Madrid, en la Junta General de Comercio (fundada en 1683), de la que Narciso Feliu de la Peña fue nombrado delegado en Cataluña. Posteriormente se dedicó a proteger y financiar diversos talleres y fábricas abiertas por colaboradores suyos, de entre las que destacan la del tejedor Antoni Burgada, el pelaire Josep Prats, la de Marià Julian y la de Martí Piles; una vez extinguidas estas industrias, fundó en Barcelona, junto con Joan Llinars, Bernat d’Aimeric-Cruïlles y Martí Piles, una compañía de fabricación de telas y sargas, la Compañía de la Santa Cruz (1690-1708), que resultó ser una plasmación del proyecto que propugnaba el Fénix, y cuyo éxito fomentó la renovación del sector textil catalán.

En 1691 publicó, con el nombre de Phesio Mayo (anagrama del impresor Josep Moià), Ramellet de tinturas, un manual de técnicas sobre tintes (reedición, en realidad, de una obra de 1578). Al iniciarse la Guerra de Sucesión (1701-1714), Narciso Feliu y su equipo se declararon austracistas y antiborbónicos, ya que su programa económico iba dirigido contra la política de dominio comercial francés; Feliu tomó partido en favor del archiduque Carlos de Austria y en contra de Felipe V, por lo que fue perseguido por las tropas borbónicas y encarcelado en junio de 1704; permaneció en prisión hasta la toma de Barcelona por las tropas del archiduque (noviembre de 1705), en que fue liberado.

Narciso Feliu fue propuesto secretario del archiduque Carlos (el entonces proclamado Carlos III), pero rechazó el puesto y al año siguiente fue nombrado abogado real en las Cortes de Barcelona, en las que se aprobaron algunas de sus medidas, de entre las que sobresale la creación de una Compañía Náutica Mercantil y Universal, que no llegó a constituirse. El archiduque lo nombró comendador de la Orden de Santiago.

A partir de este momento se dedicó a la conclusión de sus Anales de Cataluña (1709), obra iniciada con anterioridad; está inspirada en otros autores como Ramon Muntaner, Pujadas, Jaume Damians, Jaume Dalmau, Sancho de Moncada, Mercada y Saavedra Fajardo, por lo que los datos que contiene no resultan originales hasta el siglo XVII; sin embargo, es fundamental para el estudio del periodo contemporáneo a su autor. Narciso Feliu de la Peña ha sido considerado el más importante arbitrista catalán del siglo XVII.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información