Jacobo Florentino el Indaco

(Jacopo Lazzaro Torni, llamado en España Jacobo Florentino o Florentín el Indaco; Florencia, 1476 - Villena, 1526) Escultor, pintor y arquitecto italiano, uno de los primeros introductores del Renacimiento en Andalucía. Fue discípulo de Ghirlandaio y amigo de Miguel Ángel. En 1520 está documentada su presencia en Granada, donde realizó varios trabajos en la capilla real. De su producción pictórica, sólo se tiene noticia de algunas pinturas del retablo de la Santa Cruz (1521) en esta misma capilla. Su obra escultórica más importante es el grupo del Santo Entierro, que recuerda en algunos aspectos el arte de Miguel Ángel y la estatuaria antigua. Entre 1522 y 1526 dirigió la construcción de la sacristía de la catedral de Murcia.


Santo Entierro, de Jacobo Florentino

Hermano del también artista y arquitecto italiano Francisco Florentino, Jacopo Florentino fue discípulo del pintor Domenico Ghirlandaio y colaborador y amigo de Miguel Ángel. A partir de 1519 trabajó en la decoración de la iglesia del monasterio de San Jerónimo (Granada), que concluiría Diego de Siloé entre 1528 y 1547; a Florentino corresponden los muros interiores estructurados en arcos, pilastras y frisos, cargados de clasicismo. Se le supone también autor de la ornamentación en relieve de la fachada de la antigua Casa Abadía, actual Ayuntamiento de Villena, que fue remodelada posteriormente (1576).

A partir de 1521, junto a Pedro Machuca, trabajó en el retablo de la Santa Cruz en la capilla real de Granada; se le atribuyen en el mismo las tablas que representan el Camino de Emaús y La Cena, en las que se percibe en las figuras cierta monumentalidad miguelangelesca y un colorido de influencia veneciana. Entre 1522 y 1526 dirigió las obras de la sacristía de la catedral de Murcia y concluyó el primer cuerpo de la torre de la misma que había iniciado su hermano, Francisco Florentino.

Gómez Moreno le atribuyó el grupo tallado en madera y policromado del Santo Entierro de Cristo (Museo Provincial de Granada), realizado para el citado monasterio de San Jerónimo, en el cual interpretó el tema medieval del llanto sobre el cuerpo de Jesucristo con un sentido clasicista; estructurado mediante una composición de tipo oval, las figuras de José de Arimatea y de San Juan están inspiradas en los miembros del grupo Laoconte; este grupo se constituyó en punto de referencia para la imaginería andaluza de los siglos XVI y XVII.

Otras obras atribuidas a Jacobo Florentino el Indaco son las imágenes de las virtudes en la portada de la antesacristía de la catedral de Murcia, el grupo policromado de la Anunciación en la portada de la sacristía de la capilla real de Granada y el Crucificado denominado de San Agustín en Granada.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información