Klaus Fuchs

(Russelsheim, 1911 - Berlín, 1988) Físico alemán conocido por sus actividades de espionaje a favor de la Unión Soviética. Realizó estudios de matemáticas y física en las Universidad de Leipzig y Kiel. Afiliado desde 1930 al Partido Comunista Alemán, la llegada al poder del partido nacionalsocialista de Hitler le obligó a abandonar su país, bajo la presión de la Gestapo, tres años después. Tras una breve estancia en París recaló en Gran Bretaña, donde fue estudiante becado en la Universidad de Bristol; finalizó sus estudios de física nuclear en la Universidad de Edimburgo, con el título de doctor.


Klaus Fuchs

En 1939, al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, fue detenido, trasladado a Quebec (Canadá) y recluido en un campo de concentración, como muchos de sus compatriotas. La oportuna intervención de su influyente compatriota y director de tesis Max Born le evitó tener que pasar el resto de la contienda en semejante encierro: en 1942 le fue concedida la ciudadanía británica y fue puesto en libertad.

Retomada su carrera científica, Klaus Fuchs se incorporó al proyecto llamado Tubos de aleaciones, bajo el que se desarrollaban los primeros estudios británicos sobre la bomba atómica. En la Universidad de Birmingham, donde se realizaban estas investigaciones, se dio cuenta de la importancia de su papel, y comenzó a poner en conocimiento de las autoridades soviéticas toda la información que poseía a través del matrimonio Rosenberg. En 1943 marchó en comisión de servicio a los Estados Unidos, donde continuó con sus estudios en la Universidad de Columbia y asistió al nacimiento del proyecto Manhattan.

Su fama de investigador perspicaz y valioso, que sin duda lo fue, le facilitó el ser enviado junto con gran parte del personal de la Universidad de Columbia al laboratorio secreto de Los Álamos (Nuevo México), desde el que continuó enviando valiosa información a los soviéticos a través de un tal Raymond, nombre en clave de Harry Gold. Sus investigaciones se centraron en los aspectos físicos de la reacción en cadena, en particular en los procesos de difusión gaseosa en cascada y en la teoría de la implosión. La participación de Fuchs en la concepción teórica y el diseño experimental de Fat Man, el ingenio que explotó en Alamogordo en julio de 1945, fue completa.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Fuchs fue reclutado por el Departamento de Energía Atómica del Reino Unido, donde continuó desarrollando ingenios nucleares como director de investigación teórica del laboratorio Harwell. Mientras tanto, los servicios de espionaje estadounidenses continuaban descifrando la gran cantidad de mensajes interceptados al consulado soviético. La bomba atómica soviética, construida y probada en 1946, resultó ser de implosión, tal y como la diseñó el equipo al que Fuchs pertenecía. Sin embargo, cabe albergar ciertas dudas acerca de si la información transmitida por Fuchs fue determinante o no en su consecución.

En 1949 las autoridades estadounidenses lograron descifrar cierto mensaje transmitido en 1944, conocido como el informe Venona, y tuvieron las primeras evidencias de las actividades de Fuchs. El FBI puso en conocimiento del MI5 sus sospechas, y pocos meses después, en 1950, Fuchs fue arrestado. Confesó sin recato sus actividades y fue condenado a catorce años de prisión, pena extraordinariamente leve dada la importancia de la información que transmitió, si se compara con la impuesta a los Rosenberg (ejecutados en Sing Sing). Por buena conducta, Fuchs cumplió únicamente nueve años de la condena impuesta, y al ser liberado se le permitió el traslado a Alemania Oriental, donde retomó sus actividades científicas y políticas, adquirió la nacionalidad alemana y fue subdirector del Instituto Central de Física Nuclear de Rossendorf (cerca de Dresde).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información