Rodrigo Gil de Hontañón

(Rascafría, España, 1500-Segovia, 1577) Arquitecto español. Fue hijo natural del también arquitecto Juan Gil de Hontañón (h. 1480-1526), con quien se formó y colaboró luego en diversas obras, como la construcción de las catedrales de Salamanca y Segovia, obras de larga duración en las que intervinieron numerosos artistas. Rodrigo superó a su padre en maestría y prestigio, hasta convertirse en una de las grandes figuras de la arquitectura renacentista en España. Fue un arquitecto muy prolífico, que se ocupó por igual de obras religiosas y civiles, aunque entre estas últimas se encuentran todas sus obras maestras.

En 1537 sucedió a Juan de Álava al frente de las obras de la catedral de Plasencia y del claustro de la catedral de Santiago de Compostela, ciudad en la que intervino también en las trazas y la construcción de algunos lados de la plaza de las Platerías. A partir de 1538 se encargó en Salamanca de la construcción de la casa de la Salina y del palacio de Monterrey, una de sus mejores creaciones, con su delicada ornamentación plateresca y el remate en crestería.

En estos años comenzó también lo que se considera su logro maestro, la fachada de la Universidad de Alcalá de Henares, finalizada en 1553; esta realización constituye uno de los grandes hitos del plateresco español, con una riqueza decorativa que no conduce al recargamiento sino a la distribución serena y elegante de los motivos.

Con posteriodad edificó la iglesia de las Bernardas, en Salamanca, quizá su obra más original, y el palacio de los Guzmanes, en León, cuyo patio resume en cierto modo su estilo ante todo elegante e imbuido de mesurado clasicismo. También fue arquitecto su hermano Juan, llamado el Mozo, de quien está documentada la colaboración con su padre en varias edificaciones.