Cardenal Granvela

(Antonio Perrenot, señor de Granvela; Ornans, Franco Condado, 1517 - Madrid, 1586) Consejero de Felipe II de España. Era hijo de Nicolás Perrenot, señor de Granvela y canciller del rey y emperador Carlos V, quien se había encargado de proporcionarle una posición influyente en la corte de los Austrias, a los que pertenecía entonces su país natal, el Franco Condado.


Antonio Perrenot de Granvela

Estudió en las universidades de París, Padua y Lovaina, y a los 23 años era obispo de Arras. Realizó importantes misiones diplomáticas para Carlos V, al que representó en la apertura del Concilio de Trento y en la negociación del matrimonio de su hijo Felipe II con María Tudor.

Tras la abdicación del emperador (1555), acrecentó su poder por la confianza que le tenía el nuevo rey, Felipe II: entró en el Consejo de Estado (1565), negoció con Francia la Paz de Câteau-Cambrésis (1559) y acompañó a Margarita de Parma como consejero cuando ésta quedó de gobernadora de los Países Bajos (1559). Se ocupó de reorganizar bajo su autoridad la Iglesia de los Países Bajos, amenazada por el avance del protestantismo (época de la que data su acceso al cardenalato, en 1561); en esa labor se enfrentó con la nobleza local, que se sintió perjudicada económicamente y amenazada por la posibilidad de que se implantara la Inquisición en sus estados, tensión que culminó con la caída de Granvela (1564).

Fiel a Felipe II, siguió prestándole consejo y sirviéndole desde la corte papal, desempeñando cargos como los de virrey de Nápoles (1571-75), presidente del Consejo de Italia (1579) y gobernador de España durante la ausencia de Felipe II por la guerra de anexión de Portugal (1580-81).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información