Rodolfo Graziani

(Filettino, 1882 - Roma, 1955) Militar y político italiano. Fiel al régimen fascista de Mussolini (1922-1943), a principios de los años 30 estuvo al mando de las tropas italianas destacadas en Libia; en 1932 alcanzó el grado de general. Como gobernador de Somalia, entre 1935 y 1936 tomó parte en la campaña de Abisinia, y una vez finalizada ésta fue nombrado virrey de Etiopía (Abisinia) en sustitución del general Badoglio. En 1938 fue nombrado gobernador del África oriental italiana.


Rodolfo Graziani

Regresó a su destino de Libia en 1939 con el nombramiento de jefe supremo de las fuerzas italianas en el norte de África. Tras la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial, Rodolfo Graziani inició desde Libia la ofensiva contra las tropas británicas estacionadas en Egipto (septiembre de 1940), pero las continuas derrotas y la pérdida de más de 130.000 soldados frente a las tropas británicas mandadas por el general Wavell precipitó la intervención alemana mediante el Afrika Korps mandado por el general Erwin Rommel; Grazziani dimitió en 1941.

Ante el desembarco en Sicilia y la inminente ofensiva aliada sobre Italia, el Gran Consejo Fascista destituyó a Mussolini (25 de julio de 1943) y se constituyó en Italia un gobierno cuyo jefe era el general Pietro Badoglio, que se rindió a los ejércitos aliados en septiembre de 1943. Los alemanes ocuparon el norte de Italia, donde Benito Mussolini y algunos de sus seguidores (entre ellos Rodolfo Graziani) instauraron, bajo patrocinio y protección del ejército alemán, la República Social Italiana, más conocida como «República de Salò» por el nombre de la ciudad en que tenía su sede. Como ministro de la Guerra entre 1943 y 1945, Graziani fue el encargado de organizar el ejército de la mencionada república con los restos de unidades italianas que habían permanecido fieles a Mussolini.

En abril de 1945, la República Social Italiana se rindió ante los aliados, y Rodolfo Graziani fue capturado por partisanos del nuevo gobierno italiano de Roma. En los juicios posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial, Rodolfo Graziani fue condenado a diecinueve años de prisión, pero debido a su estado de salud fue amnistiado en agosto de 1950. Tras su liberación y hasta su fallecimiento en 1955, fue un destacado dirigente del renacido movimiento fascista italiano. Su recorrido como gobernador italiano en Libia quedó reflejado en la película El León del desierto, que narra la resistencia de las diversas tribus árabes libias frente a la ocupación italiana.