Walter Gropius

(Berlín, 1883 - Boston, 1969) Arquitecto alemán que fue el fundador y director (desde 1919 hasta 1928) de la Bauhaus, escuela alemana que ejercería una vasta influencia en la arquitectura, el diseño y las artes gráficas. Junto con Frank Lloyd Wright, Le Corbusier y Mies van der Rohe, Walter Gropius es una de las figuras clave en la renovación arquitectónica del siglo XX. Tenía veintitrés años cuando se le confió el primer encargo de arquitectura, la construcción de un grupo de casas rurales; a los veintiocho daba ya a la arquitectura contemporánea una de sus obras fundamentales: el establecimiento Fagus.


Walter Gropius

El joven Walter Gropius, procedente de una familia burguesa, había estudiado en Berlín y en Munich. En la primera de estas ciudades trabajó de 1907 a 1910 con Peter Behrens, el primer arquitecto contratado por una gran empresa industrial como responsable artístico; ésta es una circunstancia que hay que considerar determinante para la orientación ideológica de Gropius, el cual planteó siempre el problema de la edificación en nuestro tiempo en relación con el sistema industrial, con la producción en serie. Gropius llegaría incluso hasta el extremo de considerar el edificio como un producto directo de la industria: muchos años después, en 1943, fundaría junto con Konrad Waschsmann una empresa de edificaciones prefabricadas.

La fábrica Fagus, de arquitectura revolucionaria, le dio en 1911 una fama que confirmó en Bolonia, en 1914, al construir para la exposición del Werkbund un palacio para oficinas de atrevida concepción estructural, estética y técnica. La Primera Guerra Mundial, que lo reclamó al frente, interrumpió su actividad de constructor. Pero durante aquellos años fue madurando en su ánimo la conciencia de que tenía un deber humano muy elevado que cumplir: la arquitectura había de desempeñar un papel en el problema social que la posguerra plantearía con toda gravedad; y este problema social había de fundirse con el estético.


Fábrica Fagus

Al servicio de esta idea, Walter Gropius se apartó de los movimientos expresionistas y se dedicó a la enseñanza. En 1919, perfeccionando una precedente iniciativa de Henry Van de Velde, fundó en Weimar la escuela llamada Bauhaus, a la que está especialmente vinculada su fama. En ella los mejores artistas alemanes, rusos, eslavos y holandeses aprendieron los principios artísticos, teóricos y técnicos; la escuela se convirtió en un centro de vida y trabajo común.

En la Bauhaus ideó Gropius su proyecto de "teatro total", y allí escribió sus obras más importantes, Internationale Architektur y Bauhausbauten in Dessau. Artistas de la talla de Paul Klee, Wassily Kandinsky, Laszlo Moholy-Nagy, Lyonel Feininger y Oskar Schlemmer formaron parte del plantel de profesores. La escuela, que se había trasladado de Weimar a Dessau, ocupaba el más bello edificio construido por Gropius; pero el acento revolucionario de su obra era tan patente y tan opuesto al ideario de Hitler que la escuela fue clausurada en 1933, coincidiendo con el ascenso al poder del nazismo.

Gropius, que ya en 1928 había tenido que marchar a los Estados Unidos, pero que había vuelto a ejercer su profesión en Berlín, tuvo que salir de nuevo, después de la clausura de Bauhaus, y esta vez definitivamente. Permaneció de 1934 a 1937 en Inglaterra, donde construyó numerosos edificios; de allí marchó a los Estados Unidos, donde desempeñó la cátedra de Arquitectura en la Universidad de Harward.

En 1954 le fue otorgado en San Pablo el primer Gran Premio de Arquitectura, y en 1956, en Londres, la Medalla de Oro de la Arquitectura. Pero estos honores oficiales no bastaron para borrar del rostro de este perfecto europeo, carente de vanidad, la huella de melancolía producida por su exilio. Su vida fue una constante y generosa entrega de sí mismo.

Las últimas muestras de su obra arquitectónica fueron la construcción del complejo universitario de Bagdad (1960), la embajada de Estados Unidos en Atenas (1961), el edificio de la Pan Am, Grand Central City Building, en Nueva York (1963) y el edificio John Kennedy en Boston (1964), entre otros. Cabe citar también alguna de sus publicaciones: Rebuilding our Communities (1946), Architecture and Design in the Age of Science (1952) y Scope of Total Architecture (1955).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información